La demócrata Hillary Clinton y el republicano Donald Trump salieron al frente en las primarias del "supermartes", en una jornada con doce estados en juego hacia las candidaturas a las presidenciales estadounidenses de noviembre.
Clinton obtuvo claros triunfos en los estados sureños de Georgia y Virginia, donde goza del apoyo de las minorías, mientras que su rival, el senador Bernie Sanders, se impuso en su estado de Vermont (noreste).
En el campo republicano, se proyectaba una victoria para Trump en Georgia. De confirmarse los sondeos en el resto de los estados, el belicoso millonario podría apuntarse una gran noche para terror del establishment republicano que intenta detenerlo.
Instantes después del cierre de los centros de votación en esos tres estados, Trump publicó un corto mensaje en la red social Twitter: "Gracias, Georgia".
El codiciado supermartes, que preveía terminar en la madrugada del miércoles, cuando cierre el último puesto de votación en Alaska, es crucial en la carrera a la Casa Blanca, especialmente para los republicanos, que eligen casi la mitad del número de delegados necesario para ganar la disputa interna.
Clinton, de 69 años, parecía mirar hacia adelante y concentrarse en una eventual disputa electoral con Trump, afirmando en un rápido encuentro con periodistas estar "preparada para competir" con el empresario si logra la nominación demócrata.
Según un sondeo de la CNN, Clinton o Sanders ganarían un eventual duelo con Trump.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora