*

Clinton y Trump, calientan la pelea presidencial en EEUU
Las primarias en cinco estados del noreste estadounidense han despejado gran parte de las dudas y parece que, si no ocurren desplomes inesperados, el magnate Donald Trump, en el Partido Republicano, y la ex secretaria de Estado, Hillary Clinton, se enfrentarán en las elecciones presidenciales que en noviembre decidirán quién sustituirá a Barack Obama en la Casa Blanca. Trump arrasó en los cinco estados en disputa (Rhode Island, Connecticut, Pensilvania, Maryland y Delaware), se ha llevado el 90% de los 118 delegados en juego, un impulso que lo deja cerca de los 1.000 delegados y al borde los 1.237 que le darían la nominación automática antes de la convención republicana de finales de julio en Cleveland (Ohio).
Trump se impuso con porcentajes por encima del 50% al senador texano Ted Cruz y al gobernador de Ohio, John Kasich. El magnate no solo no está aminorando su ritmo de obtención de votos, algo que parecía inevitable tras su derrota en las primarias de Wisconsin a comienzos de abril, sino que está acelerando su camino hacia la nominación presidencial. Algo que parece ya inevitable pese a los esfuerzos de Cruz y Kasich, que este domingo anunciaron que se coordinarán en el resto de estados para frenar el camino de Trump a los 1.237 delegados.
Esta estrategia, que alinea a dos rivales con diferentes visiones políticas conservadoras, podría ser contraproducente, al confundir a los votantes que no se inclinan por Trump y reforzar la idea de los simpatizantes del magnate de los casinos de que el sistema está manipulado para favorecer a los candidatos del "establishment", la élite tradicional del partido. Ante la casi inevitable lucha Trump - Clinton por la Casa Blanca, ambos aspirantes se pasaron la noche de ayer lanzando mutuos ataques.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...