Aviones de guerra de origen desconocido atacaron por octavo día consecutivo distintos barrios de la mayor ciudad del norte de Siria. Sucede un día después de que decenas de personas murieran en ataques aéreos y de artillería, incluyendo uno que destruyó un hospital.
Según el Observatorio Sirio de Derechos Humanos, una ONG con sede en Londres e informantes en Siria, al menos 202 civiles, entre ellos 34 menores de edad y 20 mujeres, murieron en los ocho días de ataques contra Aleppo, que está dividida en una mitad controlada por rebeldes y otra por el Ejército sirio.
La ola de violencia en Aleppo provocó el colapso de hecho de un alto el fuego que teóricamente sigue vigente en Siria desde que fue propuesto por EEUU y Rusia y aceptado tanto por el Gobierno como por la oposición política en el exilio y los grupos armados vinculados a ella, en febrero pasado.
El Observatorio dijo que los ataques aéreos de ayer golpearon los barrios de Al Qataryi, Al Mashad, Al Sukari, Bustan al Qasr y Al Sajur. En esta última zona, al menos un menor falleció y otras cinco personas resultaron heridas por los bombardeos.
La pasada madrugada hubo ataques aéreos contra Bustan al Qasr, Al Kasala, Al Yalum, donde solo hubo daños materiales; mientras que facciones islámicas dispararon cohetes contra las zonas de Al Azamiya y Al Hamdaniya, bajo control gubernamental.
Entre los muertos está el último pediatra que quedaba en áreas bajo control opositor en Aleppo, ocurrió en un bombardeo de aviones contra el hospital Al Quds, en el este de la ciudad, la noche del miércoles, según el Observatorio.
La organización médica internacional Médicos Sin Fronteras (MSF), que apoyaba el trabajo del hospital atacado, dijo que los muertos fueron 14. Ayer, horas después del bombardeo al hospital, nuevos ataques dejaron decenas de muertos más.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora