Se vivieron 25 días de tensión e incertidumbre. Ayer, la empresa Coca Cola desistió de los 51 despidos que había realizado en Salta el pasado 18 de julio y reincorporó a todos los trabajadores, aunque varias personas optaron por el retiro voluntario.
"Volvieron a trabajar un total de 35 personas y hemos trabajado con el resto con retiros voluntarios, todos supervisados y homologados por la Secretaría de Trabajo, por lo que el impacto social fue el mínimo posible", dijo Pablo Guittart, director de Capital Humano de la empresa, a una radio local.
El directivo señaló que ellos buscaron adecuarse a los niveles actuales de venta para de esa manera continuar con los planes de inversión en la provincia y seguir potenciando el empleo. "En Salta Refrescos estamos atravesando una situación de retracción de consumo que nos llevó a tomar esta decisión. Estamos contentos porque se pudo trabajar de buena manera con las autoridades y el gremio para tener el menor impacto social posible", agregó Guittart.
El 18 de julio pasado, la empresa había informado el despido de 51 personas, entre ellas trabajadores de producción, 10 de expedición, 7 de mantenimiento, 10 preventistas y 3 repositores, entre otros.
Ante esta situación se abrió una instancia de negociación con la intervención del Ministerio de Trabajo de la Provincia, por medio de una conciliación. A principios de mes, durante una reunión, la empresa ofreció reincorporar a 22 trabajadores, otros 19 quedaban fuera de la empresa y el resto optaba por el retiro voluntario. El gremio y los empleados rechazaron la oferta. En este contexto, la situación se mantuvo muy tirante hasta que se logró llegar a este último acuerdo.

La mirada sindical

"Logramos hacer entender a la empresa que no se podía despedir a nadie, que ningún trabajador podía quedar afuera", señaló a El Tribuno Juan Carlos Ortega, titular de Sutiaga.
El sindicalista destacó la fuerza social y la presión que ejercieron otros sindicatos, legisladores y hasta el Gobierno provincial. "Hubo una contundente respuesta social, y la empresa tiene que ser solidaria en estas situaciones", dijo.
Ortega señaló que se viven tiempos difíciles y que cada vez se hace más complicado pagar las tarifas de luz, gas y los alquileres. El gremialista también aseguró que, desde distintas empresas del sector de las bebidas aguas y gaseosas, le reportan que viven una situación difícil. "Todos tenemos esperanzas de que la situación mejore, entre todos tenemos que buscar una salida", señaló. En Salta hay 1.200 trabajadores del sector de las aguas y gaseosas, informaron desde Sutiaga.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia


Gilgamesh Enkidu
Gilgamesh Enkidu · Hace 3 meses

retiro voluntario de prepo como en los ´90 te vas con algo de plata o con las manos vacias....


Se está leyendo ahora