El lunes pasado la Justicia Federal de Catamarca ordenó una serie de allanamientos en la localidad salteña de Salvador Mazza, además de la detención de dos exportadores de frontera, con negocios mayoristas en la localidad fronteriza. La investigación, que se hallaba ya archivada, según fuentes periodísticas de Catamarca, se reabrió en los últimos meses y esclareció por completo la ejecución de dos abuelos en la localidad de Icaño, distante a 100 kilómetros de la ciudad de San Fernando de Catamarca.
Se les imputó a los detenidos haber provisto de precursores necesarios para la elaboración de droga en una cocina de cocaína en Icaño en el año 2010.
En base a lo requerido por el fiscal federal Santos Reynoso y la Procuraduría de Narcocriminalidad (Procunar) se dispuso los allanamientos realizados el lunes pasado, que tuvieron como resultado la detención de Barakat Barakat y Fadel Barakat.
Ambos serán indagados en función de haber aportado las sustancias de estiramiento incautadas el 13 de diciembre de 2010 en el domicilio donde funcionaba un laboratorio de fabricación de cocaína y donde se había producido un día antes el homicidio de Victoria Vallejos y Ángel Chamez.
En este sentido, como resultado del allanamiento efectuado en el domicilio particular de Barakat Barakat, de Salvador Mazza, se secuestraron 77.000 kilos de bicarbonato de sodio, 430 mil pesos, armas de fuego, documentación comercial referida a precursores químicos, tres vehículos de alta gama: Chevrolet Camaro, Ford Mondeo y Chevrolet Vectra.
Otro procedimiento se concretó en el domicilio particular de Fadel Barakat, donde se hallaron 6.500 kilos de bicarbonato de sodio y documentación comercial sobre precursores químicos.
Los precursores químicos son aquellas sustancias químicas, materias primas, utilizadas para la fabricación de estupefacientes.
6 años es el tiempo que durmió el expediente en Catamarca. Fue sacado del archivo, según denunció un diario de la zona.
La investigación llevada a cabo por el fiscal Reynoso y la Procunar tenía por objeto determinar quiénes resultaban ser los responsables de haber aportado al menos 25 kilos de lidocaína, 50 de manitol y 25 de Analgin DAB 10 o dipirona sódica DAB 10, todas sustancias de corte necesarias para la adulteración de la cocaína que fueron halladas en el domicilio de Icaño, donde se cocinaba la cocaína para ser distribuida en la provincia de Córdoba de donde son oriundos los supuestos delincuentes que asesinaron a los abuelos propietarios del lugar donde se cocinaba la sustancia. En este sentido, si bien la causa se encontraba archivada, las nuevas constancias incorporadas hacían sospechar que los Barakat habían sido quienes proveyeron las sustancias químicas descriptas, no solo porque sus nombres figuraban en las etiquetas de los productos, sino porque se aportaron las facturas y los remitos que así lo acreditaban.
Según lo confirmado por el fiscal Reynoso a El Ancasti, un diario de Catamarca, en la misma documentación se dejaba en claro que los ahora detenidos destinaron los precursores al domicilio donde fueron secuestrados junto con los estupefacientes y precursores químicos afines a la actividad ilícita.

El nexo entre Salta y Catamarca, otro salteño

precursores.jpg
Precursores secuestrados. 
Precursores secuestrados.
Un familiar de los dos ancianos asesinados en Icaño en 2010 sería el nexo entre los comerciantes de Salvador Mazza y el negocio narco en Catamarca. Ese pariente cercano a Victoria Hilaria Vallejos y Ángel Chamez (76), asesinados, vivía en la provincia de Salta de donde los dos detenidos, de apellido Barakat, son oriundos y donde los habría contactado.
Esta persona viajaba asiduamente desde Salta, aparentemente, cada 7 días a la vivienda donde ocurrió el doble crimen y donde funcionaba la "cocina".
El lunes 13 de diciembre de 2010 la Policía halló cocaína, que fue fabricada con la materia prima que los Barakat enviaron a la vivienda de Icaño, según quedó comprobado en los remitos comprobantes que los sujetos tenían aún en su poder cuando les allanaron la casa.
Al domicilio de los abuelos llegaban solo automóviles de lujo, vehículos de alta gama que visitaban asiduamente la vivienda para realizar la compra supuesta de estupefacientes.
La vivienda, según la Policía de Catamarca, tenía una ubicación privilegiada para la circulación rápida de personas foráneas, ya que el domicilio se encontraba ubicado a la vera de la ruta provincial 2, y para los investigadores eso hacía más fácil y disimulable la venta de droga en el lugar.
De ese modo la circulación de compradores, en su mayoría foráneos, se realizaba de manera sigilosa.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora