"Los precios no están aumentando porque el consumo sigue bajando", dijo el presidente del Cofruthos, Ángel Causarano.
Sin embargo, sigue dando buenos resultados la denominada "feria de la familia", en donde los puesteros rematan la mercadería a precios muy bajos.
Ayer volvieron a confirman que marcan la tendencia de precios con respecto a otros centros comerciales, por lo que sigue siendo el elegido de los sábados.
"Muy temprano solo aparecieron los propietarios de los negocios de los barrios y los pueblos cercanos, cuando comenzó a calentar el sol llegaron las familias que, de a poco, empiezan a modificar las costumbres de compras", dijo Mauricio, un muchacho que pusieron a oficiar de guía y orientador sobre dónde están los puestos para los clientes que ingresan por la puerta de la Paraguay.
Ahora se compra por cajón y en el precio final sale todo más barato. Por ejemplo, un cajón de manzanas cuesta 200 pesos, por lo que el kilo termina saliendo 10 pesos.
Entonces ya no es necesario ir junto a dos o tres familias para realizar la búsqueda.
En los puestos se aglutinan las personas y piden a viva voz por algún interesado en comprar el mismo producto y luego lo dividen.
Ahora bien, no todas las cosas son positivas. El nuevo aumento a los combustibles está comenzando a encarecer los precios de las frutas; especialmente de las manzanas y peras que llegan desde Río Negro.
Si bien aumentaron de 12,50 a 15 pesos el kilo, ya es un indicativo por dónde vendrán las próximas subas.
El otro gran condicionante fue el aumento del servicio de energía eléctrica que paga el Cofruthos. Este mes la boleta de luz fue de 122 mil pesos, que se divide entre todos y luego incide en los precios.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora