La informalidad laboral e impositiva se hizo evidente en el mercado Cofruthos luego de un operativo conjunto entre el Ministerio de Trabajo de Salta y la Dirección General de Rentas. Con cuarenta puestos relevados y la intervención de veinte inspectores, se comprobó que el 30 % de las personas que cumplen tareas en los comercios lo hacen en negro. Además de que el 80 % de los puestos no cumple con las normativas de facturación exigidas por la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP).
Las sanciones para estos casos van desde la clausura del local -si no se regulariza la situación- hasta multas que pueden rondar los veinte mil pesos para las anomalías laborales.
Desde los mencionados organismos se adelantó que los controles no cesarán.
"Volveremos a Cofruthos para comprobar si los empleados siguen en la misma situación o no. De ser así, correrán sanciones muy duras al igual que para aquellos puestos que se negaron a que se indague a las personas que trabajan allí", dijo a El Tribuno el ministro de Trabajo de la provincia, Eduardo Costello.
De acuerdo con los datos recogidos en el lugar, no se detectaron casos de trabajo infantil. Este tipo de modalidad laboral es considerada un delito e implica penas por elevadas sumas de dinero por cada niño o adolescente que se encuentre en esta situación.
Faltan más inspecciones
Por falta de tiempo o por la negativa de algunos propietarios de los comercios, el operativo no abarcó a la totalidad de los puestos que funcionan en el predio (aproximadamente trescientos).
En este sentido se informó que la próxima semana tendrá lugar una reunión entre integrantes de la cooperativa que maneja el mercado y autoridades de distintos organismos gubernamentales.
"Mucha gente nos pidió que volviéramos y eso es muy importante", aseguró Costello, quien confirmó la existencia de varias denuncias que alertaron sobre las irregularidades en Cofruthos.
Sin estar ajeno a lo sucedido, el presidente de la cooperativa Cofruthos, Ángel Causarano, expresó a este medio: " Se necesita una ley que afiance al mercado como un lugar de contención. Son muchos los changarines que vienen y hay puesteros a los que no les alcanza para tenerlos en blanco".
Entrar a la formalidad
Que el 80% de negocios tengan irregularidades en la facturación no es un dato menor para las autoridades de la Dirección General de Rentas.
"La idea de los controles es que esta situación se regularice y que los comercios entren a la formalidad", expresó a El Tribuno el director de la DGR, Facundo Furió.
Las sanciones por irregularidades en la facturación implican de uno a cinco días de clausura del local o bien el equivalente en dinero, que es desde 625 pesos por día.
Los controles tuvieron como eje hace dos semanas a las ferias de venta de ropa ubicadas en el centro de la ciudad.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia


enrique alcala
enrique alcala · Hace 9 meses

Demasiado boliguayos.


Se está leyendo ahora