"Reconciliarme contigo, y en vos a mi prójimo perdonar, son las consignas que tengo en este peregrinar. Aunque el cansancio me venza, sigo perseverante en mi implorar, y en los momentos difíciles, tus fuerzas no me han de faltar", son algunos de los versos que forman la sentida plegaria de un peregrino escrita por el padre Dante Bernacki, quien acompaña desde hace años a las personas que vienen desde la Puna.
Este grupo, que congrega a los distintos pueblos puneños, se reunirán el próximo domingo 11 de septiembre en San Antonio de los Cobres. Desde allí partirán a la 1 de la madruga e iniciarán un trayecto de cuatro días para llegar hasta la Catedral de Salta. La partida desde San Antonio contará con la bendición, como todos los años, de monseñor Bernacki.
Cientos de peregrinos necesitan el respaldo de la comunidad porque solos no pueden. En principio, unas 2.500 personas partirán desde San Antonio de los Cobres. Esa columna humana se ampliará a medida que se acerque a la ciudad.
Alicia Soriano, presidenta de la comisión organizadora de los peregrinos de la Puna, le dijo a El Tribuno que el año pasado salieron de San Antonio 2.500 personas y llegaron a Campo Quijano entre 4.000 y 4.500. "Esperamos más personas este año, pero no podemos estimar cuántas. Por ahora, gracias a la providencia hay cosas que sí completamos, como por ejemplo el alimento. Lo que nos falta son medicamentos y también combustible", dijo.
La médica contó que "hay gente que con tantos días de caminata empieza con dolores en los miembros inferiores. Los medicamentos o analgésicos que pedimos son para dar asistencia a todos los que podamos. Ayer salió el grupo de Tolar Grande y, de a poco, se irán sumando otros. Tenemos que tratar de asistir a todos".
A los peregrinos, durante el trayecto, se les ofrece masajes con pomadas antiinflamatorias en los pies y piernas. Esto ayuda a la vasodilatación y, por ende, alivia el dolor. Los que deseen colaborar pueden donar diclofenac, dexametasona, dipirona e ibuprofeno en ampollas y en pastillas. También pomadas antiinflamatorias.
"Todo lo que sea para dar asistencia médica, como por ejemplo gasas, guantes de látex, solución fisiológica, curitas, entre otros, sirve", expresó la médica.
Los caminantes que toman medicación diaria porque están bajo tratamiento deben prever llevar la cantidad necesaria para los días de la travesía.
El combustibles es otro de los recursos escasos para la logística de esta peregrinación. En 2015 recibieron la donación de mil litros de combustible. Hoy tienen muy poco.
"Necesitamos que nos donen gasoil porque con ese combustible podemos movilizar a las camionetas que transportarán todas las provisiones y las cosas de los peregrinos", dijo Alicia.
La mujer también recordó a los peregrinos que inicien sus caminatas desde cualquier punto de la ciudad que recuerden que "esta es una manifestación de fe, donde se va a orar. Es importante conservar el respeto por el otro, cuidar al otro, colaborar en lo que se pueda porque somos muchos. Pedimos especialmente a quienes detecten bebidas alcohólicas que avisen porque ese no es el espíritu de la peregrinación".

Detalles en la seguridad

La comisión organizadora de la Puna informó que aún están definiendo cómo será la colaboración del personal policial en esta peregrinación. En primera instancia, a los policías de San Antonio de los Cobres no los autorizaron a acompañar la columna de creyentes, como se hizo en años anteriores. La intención es que cada jurisdicción aporte sus efectivos.
Tampoco se definió si personal de Gendarmería o del Ejército colaborará en esta custodia.

La Puna vive el Milagro

Unos 70 peregrinos partieron ayer por la madrugada desde Tolar Grande, en la Puna salteña, camino a San Antonio de los Cobres. Allí se unirán a una columna de caminantes, cuyo destino final son las puertas del templo donde aguardan el Señor y la Virgen del Milagro.
Se trata de la quinta peregrinación que iniciaron los pobladores de esta localidad, quienes las tres primeras ediciones lo hicieron en bicicleta. Recorrerán 380 kilómetros por los caminos hostiles de la meseta puneña.
Les tomará nueve días llegar a la ciudad de Salta. A su paso, se sumarán los peregrinos de las localidades de Salar de Pocitos y Olacapato.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia


fernanda lopez
fernanda lopez · Hace 24 días

creo que la Dra Soriano, esta siendo cauta en el pedido de donaciones, ya que al parecer no le cayo bien que le diga que lo de la peregrinacion hicieron un gran negocio de algunos. ayer decian que necesitaban alimentos, hoy les falta combustible, tal vez mañana digan que habia plata y no necesitan nada. Que Dios los bendiga a todas las personas de buena voluntad que colaboran como siempre para que a los fieles o creyentes de la Puna no les falte nada en cada parada y a cada paso.

Se está leyendo ahora