*

Colocaron y bendijeron la piedra basal para la nueva parroquia
El 3 de enero de 2017 quedará grabado en la memoria de los pobladores y será recordado por las futuras generaciones por lo que representa la edificación de la iglesia para una comunidad tradicional, conservadora y devota de su patrono San Francisco Solano.
El arzobispo de Salta, Mario Antonio Cargnello, luego de celebrar una misa junto al párroco Eduardo Pastrana, bendijo la piedra fundamental que constituye, de manera oficial, el inicio de la construcción del nuevo templo.
El intendente Federico Sacca junto a más de un centenar de fieles, se dieron cita en el lugar para acompañar la ceremonia religiosa.
En un breve dialogo con la prensa, el jefe comunal manifestó su beneplácito por este importante acontecimiento y volvió a comprometerse en el acompañamiento del proyecto para que la localidad tenga su iglesia lo más pronto posible.
La iniciativa es impulsada por el propio arzobispo Cargnello, quien remarcó que El Galpón tendrá un edificio parroquial completamente nuevo, moderno, más amplio y seguro.
La ejecución del nuevo templo está en manos de la propia iglesia, pero son muchos los fieles católicos y devotos de San Francisco Solano que ya anticiparon su deseo de contribuir a esta noble causa.

La demolición

En noviembre de 2016 se terminó de demoler lo poco que quedaba en pie de la antigua parroquia afectada por el temblor que sacudió a la localidad el 17 de octubre de 2015. Esto marcó un antes y un después en la localidad ubicada en el departamento de Metán y, obviamente, cambió su historia.
Eduardo Florencio Patrana es el párroco de El Galpón. Tiene 43 años y nació en la finca El Carmen, en el departamento La Viña. Jamás se imaginó que en algún momento de su vida sacerdotal iba a servir en un pueblo sin templo y que iba a vivir junto a esa comunidad las terribles secuelas del temblor.
"Nadie está preparado para vivir un fenómeno natural de estas características. Esto trajo consecuencias en todos los aspectos. Enfrentarlas ha sido doloroso, hubo opiniones distintas que parecieron fragmentar a la comunidad, pero puedo asegurar que la mayoría siempre estuvo a favor de la construcción de un templo nuevo porque sobre todo hay que priorizar la seguridad", reflexionó el sacerdote.
"La principal protagonista de toda obra es la Divina Providencia. El papa Francisco dio un aporte para iniciar la construcción. Además, hay una institución eclesial a nivel mundial que también aportó y se elevó un pedido a Adveniat, que es alemana, y se tocaron varias puertas. El Gobierno de la Provincia colaboró en la demolición", detalló Pastrana.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...