Colombia selló ayer en Cartagena un histórico acuerdo de paz con la guerrilla FARC, que se espera sea ratificado en un plebiscito, encaminándose al fin de un conflicto que ha dejado cientos de miles de muertos en más de medio siglo.
El presidente Juan Manuel Santos y el máximo líder de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC, marxistas), Rodrigo Londoño, más conocido por sus nombres de guerra Timoleón Jiménez y Timochenko, firmaron en la turística ciudad caribeña el pacto alcanzado el 24 de agosto tras casi cuatro años de negociaciones en Cuba.
'¡Hoy puedo decirles que vivimos #LaFeliSÍdad de un nuevo amanecer para Colombia, una nueva etapa de nuestra historia, la de UN PAÍS EN PAZ!', tuiteó el mandatario. Unas 2.500 personas de blanco según el protocolo, entre ellas 250 víctimas, escucharon a quienes, enemigos por décadas, lograron lo que parecía imposible: acabar con la violencia entre guerrillas, paramilitares y agentes del Estado, que ha dejado ocho millones de víctimas, entre ellas 260.000 muertos, 45.000 desaparecidos y 6,9 millones de desplazados.
colombia.jpg
Kofi Annan presente en el histórico acuerdo.
Kofi Annan presente en el histórico acuerdo.
La ciudad amurallada, resplandeciente bajo un sol inclemente, se vistió de gala para la ocasión, adornada con palomas de la paz con una cinta amarilla, azul y roja, colores de la bandera colombiana.
Al acto asistieron 15 jefes de Estado, entre ellos el cubano Raúl Castro, anfitrión de las conversaciones auspiciadas también por Noruega, Venezuela y Chile; el jefe de la diplomacia estadounidense, John Kerry; el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon; el rey emérito de España, Juan Carlos, y numerosos representantes de organismos internacionales.
'Abogamos porque este acuerdo sea la oportunidad para una paz definitiva y con justicia social', dijo la Federación Internacional de Derechos Humanos (FIDH), instando a 'la construcción de la equidad' en Colombia. La Unión Europea decidió este lunes suspender a la guerrilla FARC de su lista de grupos terroristas, una medida que estará en vigor durante seis meses desde la firma del acuerdo y se revisará terminado ese plazo.
Aunque la decisión de la UE no implica la retirada definitiva de la organización armada colombiana de esta lista, en la práctica se traduce en la suspensión de las sanciones impuestas a los guerrilleros como la congelación de activos o la prohibición de poner fondos a su disposición.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia


Gustavo Pena
Gustavo Pena · Hace 2 meses

Esta es una noticia fantástica, que tendrá impacto no sólo en Colombia sino también en la región. Una alegría enorme para nuestros hermanos colombianos, que han estado sufriendo el horror durante tantos años. Viva Colombia, viva la paz!!


Se está leyendo ahora