El Instituto Provincial de Vivienda avanza en la reconstrucción de las 23 viviendas que sufrieron daños como consecuencia del sismo registrado el 17 de octubre pasado.
El presidente del organismo, Marcelo Ferraris, presentó el proyecto al intendente Héctor Romero y al jefe comunal electo Federico Sacca. También se reunió con 9 propietarios de las 23 viviendas que deben ser construidas.
Las familias cuyas viviendas fueron demolidas se instalaron en casas prefabricadas construidas por el municipio, hasta tanto el IPV ejecute las obras previstas.
Otras familias, cuyos terrenos no permiten por sus dimensiones el emplazamiento de una vivienda prefabricada, fueron ubicadas en el Complejo Deportivo local.
Ferraris confirmó que la contratista trabajará desde la semana próxima y que el plazo de obra estimado es de 6 a 8 meses.
En los 23 casos más críticos las casas se demolieron y serán construidas de acuerdo a las necesidades de cada grupo familiar y con procesos de contratación agilizados para iniciar en lo inmediato con la construcción.
Las viviendas serán emplazadas en el mismo lugar donde se encontraban y se respetará la composición familiar. En ese sentido, se contempló entre todos los proyectos un caso especial con la ejecución de un dormitorio y un baño adaptados para una persona con capacidades diferentes.
El IPV se hará cargo de la construcción, aun en las casas que no pertenecen a planes del organismo.

Entrega de viviendas
En septiembre pasado, el IPV entregó 12 viviendas en El Galpón, donde se ejecutan otras 52 que serán terminadas próximamente. De las 52 viviendas, 30 se construyen mediante el Programa Federal Techo Digno y presentan un avance del 80%. En tanto, otras 12 se ejecutan a través de cooperativas y presentan un avance del 35%. Las diez restantes se construyen a través del Programa para comunidades aborígenes.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia