Funcionarios, sindicalistas y empresarios ya discuten en los salones del Museo de la Casa Rosada el bono de fin de año para privados y estatales. El tema de discusión principal de esta primera mesa tripartita en el gobierno de Mauricio Macri es el alcance que tendrá el pago extra.
La central obrera reclama que la Casa Rosada amplíe a los trabajadores estatales y privados el bono de fin de año que anunció para los jubilados que cobran la asignación mínima y los beneficiarios de planes sociales y de la Asignación Universal por Hijo.
Exigen un piso de $ 2000 para el sector privado y público, aunque en Balcarce 50 se habló de $ 1000.
De la reunión participan, por el lado del Gobierno, el jefe de Gabinete, Marcos Peña, y los funcionarios del gabinete económico: Jorge Triaca (Trabajo), Francisco Cabrera (Producción), Alfonso Prat-Gay (Hacienda) y el coordinador Mario Quintana. El ministro del Interior, Rogelio Frigerio, no llegaría porque está en Ecuador.
De los empresarios, la Casa Rosada recibió confirmación de Adrián Kaufmann, presidente de la Unión Industrial Argentina (UIA); Daniel Llambías, de la Asociación de Bancos Argentinos (Adeba); Jorge Di Fiori, de la Cámara de Comercio (CAC); Juan Chediak, de la Cámara de la Construcción (CAC); Adelmo Gabbi, de la Bolsa de Comercio, y Daniel Pelegrina, vicepresidente de la Sociedad Rural Argentina (SRA).
Por los sindicalistas concurrirán la conducción tripartita de la CGT -Juan Carlos Schmid, Carlos Acuña y Héctor Daer- y otros miembros de la primera plana cegetista, que tiene en suspenso la definición de un paro.
Se espera que tras el cónclave haya una conferencia de prensa conjunta.
Las demandas de cada sector
CGT
Bono mínimo de $ 2000. Ante la negativa de una nueva apertura de paritarias, la central obrera apuesta a obtener un beneficio económico para las Fiestas que corrija el desfase de los salarios ante la inflación. Reclaman un bono de fin de año tanto para los trabajadores estatales como para los privados, con un piso mínimo de $ 2000, como adelantaron ayer desde la conducción de la CGT.
Eliminación de Ganancias. Luego de que la Casa Rosada anunció que el medio aguinaldo de diciembre no pagará Ganancias, la CGT se prepara para exigirle al Gobierno que cumpla la promesa de eliminar ese impuesto. Hoy podría pedir precisiones sobre el proyecto oficial para aliviar gradualmente esa presión a partir de 2017.
Organizaciones sociales. Luego de trazar una alianza con las organizaciones sociales, los sindicatos exigieron un 'beneficio social' para los trabajadores informales y para quienes cobran asignaciones familiares. El Gobierno resolvió parte de ese reclamo la semana pasada, cuando anunció un bono de $ 1000 para los jubilados que cobran la mínima y para los beneficiarios de la AUH.
Gobierno
Evitar el paro. El Gobierno quiere mantener un estado de negociación que evite la conflictividad excesiva, sobre todo hacia fin de año. Por eso ya accedió a algunos de los reclamos de la CGT.
Bono a privados. Hoy, frente a sindicalistas y empresarios, intentará que la discusión por el bono de fin de año se enfoque sobre los sectores privados que en las paritarias quedaron más retrasados frente a la inflación. Si puede, evitará dar una definición sobre un bono para los estatales, ante la advertencia de gobernadores e intendentes por la falta de fondos.
Mejorar la productividad. La Presidencia quiere discutir con la CGT la baja de los costos de producción no salariales dentro del Plan Productivo, para lograr competitividad. Además, buscará incorporar su plan de primer empleo y activar la reinserción laboral con planes sociales y capacitación laboral
Obras, inflación y paritarias. La Casa Rosada aspira a bajar la inflación para poder enfriar un poco las paritarias que se discutirán en 2017. Apuesta a continuar la obra pública y a abrir nuevos mercados que permitan crear más empleo.
Empresarios
Bono por sector. Las empresas rechazan que se imponga un bono único y obligatorio; en cambio, proponen que cada sector acuerde con los sindicatos según sus posibilidades. Ponen especial énfasis en el impacto que ese bono podría generar en las economías regionales. Dos sectores, la construcción y el comercio, estarían dispuestos a pagar el bono.
Alivio tributario. Los empresarios reclaman por el elevado peso de los impuestos sobre sus ganancias y el modo en que atenta contra su competitividad frente a los productos importados.
Ausentismo y litigiosidad. La Unión Industrial Argentina (UIA) informó a las autoridades cómo la suba del ausentismo o de la litigiosidad impacta en la rentabilidad. Esto se refiere a cómo repercuten sobre los precios los empleados que no van a trabajar y los juicios que no se solucionan a través de la ART.
Inflación y reglas claras. Los empresarios exigen estabilidad y previsibilidad en las normas, esenciales para hacer negocios a futuro. También buscan desburocratizar el vínculo con el Gobierno y un plan antiinflacionario que no recaliente las paritarias.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora