Hace más de 25 años, para ser exactos el 21 de junio de 1991, el Sindicato de Comercio celebró un acuerdo con las cámaras empresarias de la actividad por el que se establecía un régimen complementario privado de retiro para todos los empleados de comercio comprendidos en el ámbito de aplicación del Convenio Colectivo de Trabajo Nº 130//75. Este régimen es conocido como seguro "La Estrella" (por ser administrado por la aseguradora La Estrella S.A. Compañía de Seguros de Retiro).
A pesar del tiempo transcurrido desde su establecimiento, el sistema es poco conocido tanto por los empleadores como por los propios trabajadores. Y no debería ser así, ya que para las empresas implica una obligación tan exigible como la de las contribuciones de obra social. Para los trabajadores significan interesantes beneficios que, muchas veces, se desaprovechan por desconocimiento.
El novedoso sistema provocó fuertes resistencias del sector empresario que cuestionaban tanto su constitucionalidad, como problemas jurídicos de su instrumentación. Lo cierto es que la jurisprudencia se inclinó mayoritariamente a favor de su vigencia y legalidad.
La idea básica es que, en el momento de jubilarse, el empleado reciba una renta mensual, aparte de su jubilación. Sin embargo se aplica también a otras situaciones. Debido a que muchos empleados son despedidos o bien renuncian antes de llegar a su edad jubilatoria, pueden reclamar el dinero aportado por su empleador. Deben acudir al sindicato de la zona y pedir el rescate mediante un formulario y a los 45 días, aproximadamente, la compañía aseguradora les enviará un giro o transferencia con el 50% de lo aportado.
Ello siempre y cuando el empleador haya realizado la contribución del 3,5% mensual de la remuneración, a la que se encuentra obligado (aporta solo el empleador, por lo tanto no corresponde que le sea descontado al trabajador).
En caso de fallecimiento anterior a la edad de retiro, los beneficiarios designados percibirán el 100% de la cuenta individual del afiliado asegurado. También en el supuesto de invalidez: si el afiliado asegurado quedara inválido en forma total y permanente, tendrá derecho a acceder al rescate del 100% de su cuenta individual.
La inscripción de las empresas en el Seguro de Retiro La Estrella se realiza totalmente por internet en la página www.laestre llaretiro.com.ar. Allí se completará el formulario correspondiente y luego se deberá obtener el número identificador para poder, desde la página web, confeccionar las DDJJ mensuales y bajar las boletas de aportes de los trabajadores utilizando el software respectivo. Los pagos se realizan en varios bancos habilitados y deben realizarse hasta el 15 de cada mes. La falta de pago de las contribuciones habilita a los trabajadores a reclamar directamente los aportes a su empleador, que -claro está- pueden ser exigidos también por la vía judicial.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora