Unos 80 miembros de comunidades originarias del norte de la provincia de Salta iniciarán el próximo 12 de marzo el segundo año de la Tecnicatura en Desarrollo Aborigen, que se dicta en la ciudad de Tartagal desde el año pasado.
Se trata de una propuesta académica que busca revalorizar la cultura y el conocimiento ancestral de cada comunidad aborigen de nuestra Salta para que constituya una base en la futura formulación de proyectos, iniciativas productivas, educativas y sociales que podrán realizar en un futuro cercano quienes ahora cursan esta propuesta académica.
El terciario tiene reconocimiento del Ministerio de Educación de la Nación y en Jujuy dio notables resultados.
Las clases se dictan los fines de semanas en el CIC norte. mientras que en el resto de la semana los trabajos se realizan en las comunidades.
En Tartagal, Tecpetrol provee los elementos didácticos de todos los estudiantes, el refrigerio y costea los salarios y el traslado de los docentes, que provienen de la ciudad de San Salvador de Jujuy.
En el primer año, la currícula de la carrera se centró en el afianzamiento del estudio de la identidad de cada pueblo indígena.
En el segundo año, la propuesta estará volcada a la adquisición de herramientas de gestión y evaluación de proyectos comunitarios, herramientas y técnicas para el desarrollo, derechos humanos, derecho indígena y técnicas de investigación, entre muchas otras.

Escasa deserción

El año pasado se inscribieron en la carrera alrededor de 100 alumnos, la mayoría provenientes de los distintos pueblos originarios de Tartagal, Aguaray, General Mosconi y Coronel Cornejo, elegidos por sus mismas comunidades.
Para muchos, a pesar de las dificultades que se les presentaban, abandonar los estudios no era una opción.
"Algunos tuvieron que viajar por razones de trabajo o familiares, entre otros, pero no dejaron de asistir", explicó Natalia Sarapura, directora, del Consejo de Organizaciones Aborígenes de Jujuy (COAJ) y responsable del terciario en Tartagal.
Desde lo académico, más de 30 alumnos debieron esforzarse por mejorar su lectoescritura y su capacidad narrativa. "Demostraron un compromiso muy grande con su formación", dijo Sarapura.

Diversidad

"Desde el COAJ tenemos una experiencia de varios años en Jujuy, en 20 años se profesionalizó a más de 400 indígenas. Hoy es un desafío trabajar con comunidades del departamento San Martín, donde existe una gran diversidad en todo sentido. Hay alumnos de 18 a 60 años y de pueblos tan diferentes, como guaraníes y wichis", dijo la directora del establecimiento.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora