La vuelta a las aulas trae aparejada para los niños en edad escolar una mayor probabilidad del contagio de piojos, esos minúsculos parásitos que tanta picazón provocan, entre otros trastornos. En la previa del inicio de clases los padres salteños comienzan a tomar medidas para prevenir el contagio.

A diferencia de lo que comúnmente se cree, los piojos no pueden sobrevivir más de 48 horas sin alimentarse, por lo que en un colegio, que permanece cerrado durante el fin de semana, para el lunes ya no hay piojos.
Sin embargo, son los propios chicos quienes los pasean y los hacen circular de cabeza en cabeza, por lo que se torna imperioso que los padres asuman el compromiso de revisar la cabeza de los pequeños para mantener controlada la proliferación de este desagradable parásito en las aulas.
Sofía De Rosé, especialista de la Asociación de Lucha Contra la Pediculosis (ALCP), explicó que "los piojos se contagian mayormente por contacto directo con cabellos infestados, y buscan un ambiente húmedo y caluroso para alimentarse".
"Es importante saber que no distinguen género, niño o niña. El piojo se queda permanentemente en donde se siente cómodo, en donde puede comer cada vez que tenga hambre, se mimetizan al color del cabello de la persona infestada sin distinguir grosor ni color del cabello y allícausa picazones y molestias en el cuero cabelludo", afirmó.
En un hogar donde una criatura está infestada, todos los miembros de la familia se encuentran expuestos al contagio. El piojo, principalmente el adulto, puede caminar grandes distancias y por cualquier superficie -ropa, pisos, etc- buscando una cabeza en donde alimentarse.
Según Sofía De Rosé, se disminuyen las posibilidades de contraer pediculosis "cuando las niñas acuden al colegio con trenzas". Aquellas que tienen el pelo suelto, corte carré o el cabello recogido con una o dos colitas sobre las orejas tendrán más posibilidades de contagiarse porque el piojo "irá en busca de una cabeza con mucho pelo y largo".
La especialista De Rosé dijo que "hay muchos mitos con respecto a los remedios caseros; por ejemplo, el vinagre es poco eficaz como ablandador de la quitina, que es el cemento que utiliza la hembra para fijar las liendres al cabello".

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora