En la previa a la noche buena, la ciudad vivirá una intensa jornada de calor. De acuerdo al Servicio Meteorológico Nacional anuncian para mañana una máxima de 37º C. Ante esta situación es importante tomar ciertos recaudos para evitar golpes de calor u otras afecciones en la salud producto de las altas temperaturas.
El Ministerio de Salud de la Nación indica los grupos más vulnerables y con quienes hay que tener mayores precauciones son los bebés y niños (especialmente los menores de 1 año), personas con enfermedades crónicas (afecciones cardíacas, renales o neurológicas), jóvenes que abusan de bebidas con alcohol y de drogas y los adultos mayores.
Es importante actuar rápidamente, intentando bajar la temperatura del cuerpo de la persona afectada, con hielo o con un baño en agua helada.
El golpe de calor se produce por el aumento de la temperatura del cuerpo por una exposición prolongada al sol (insolación clásica) o por hacer ejercicios en ambientes calurosos o con poca ventilación, al punto que el cuerpo pierde agua y sales esenciales para su buen funcionamiento. En este sentido, se producen dificultades para regular la temperatura corporal por los mecanismos habituales, como la sudoración, y se produce un aumento de la temperatura corporal.
Algunos síntomas pueden ser: sed intensa, temperatura mayor a 39º C, mucha sudoración excesiva, piel seca, agotamiento, dolores de cabeza, desorientación, convulsiones, entre otros.
Para evitar afecciones a la salud producto del calor, principalmente, es fundamental la ingesta de agua, en el caso de los niños, ofrecerles aún sin que ellos lo soliciten. Preferentemente, evitar bebidas con cafeína o con azúcar en exceso, muy frías o muy calientes y comidas pesadas.
También es aconsejable usar ropa holgada, liviana, de algodón y colores claros, y evitar la exposición al sol especialmente en el horario del mediodía. De forma general, es preferible evitar la actividad física intensa y proponer juegos tranquilos para los chicos.
¿Cómo debemos actuar si ocurre?
Es importante actuar rápidamente. En primer lugar se debe intentar bajar la temperatura del cuerpo de la persona afectada, con hielo o con un baño en agua helada.
Además es importante: ofrecer agua fresca (se puede agregar una cucharadita de sal), trasladar a la persona a un lugar fresco, no administrar medicamentos antifebriles, no friccionar la piel con alcohol y ante los primeros síntomas, consultar al médico.



¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora