Paredes: Una pared blanca es clave a la hora de crear una sensación de limpieza, claridad, amplitud... Cuatro paredes blancas dan mucho juego a la hora de incorporar la decoración ya que uno puede elegir el color que desee y con un resultado aún más vistoso e intenso.
También queda muy elegante revestir las paredes de piedra como pizarra o madera.
Los suelos: Están llenos de personalidad y es que un tipo de suelo u otro convierte una estancia o un patio (en este caso en concreto) en un ambiente completamente distinto. El ejemplo de la madera es muy cálido y vistoso.
Para los que prefieren exteriores en madera de verdad, hay disponible una amplia gama de tarimas para piscinas (decks). Este material nos ofrece una sensación única, al sentir la madera bajo los pies. Calienta menos que cualquier piedra y no es necesario mucho mantenimiento. La madera de los decks debe estar tratada para convivir en lugares húmedos.
El gres cerámico es otra opción cómoda. Es un tipo de cerámica se diferencia de otras por su capacidad de absorción. Las tonalidades arena son las que aportan más luminosidad.
El mobiliario: Los muebles que elijamos para el patio deben ser cómodos. En el mercado existen multitud de diseños, estilos y precios. Si sos de gustos sencillos, sin dudas debés optar por un mobiliario simple, ligero, de madera clara y con unos almohadones de color, por ejemplo. Las tonalidades pastel son perfectas, están muy de moda y la decoración que se consigue es muy vintage con un toque "costero".
Se sugiere ubicar en algún punto del patio, cerca de la pileta, una zona de relax. Puede ser debajo de una pérgola o sombrilla. Lo ideal es que ese rincón proporcione horas de sol por la mañana y algunas otras de sombra.
Si pensás en una zona comedor debés elegir una zona amplia en donde se pueda ubicar una mesa con, por lo menos, 4 o 6 sillas.
Las plantas: Son una parte fundamental de la decoración de una estancia al aire libre. Pueden estar presentes junto a la piscina, en las esquinas del patio, custodiando la entrada de acceso, creando un frente decorativo en una de las paredes... Nuestra recomendación es que apostés por flores de vistosos colores con macetas no muy rocambolescas. Los jardines verticales se han puesto muy de moda y quedan muy bien.
La iluminación: Este detalle te ayudará a crear ese ambiente que deseás: velas, farolitos, farolas, lámparas solares... La gama es tan amplia que únicamente debés de seguir tu instinto decorativo y tu bolsillo.
Caminerías: Un buen diseño de exteriores hará que tu pileta sea la atracción central y, a su vez, haga resaltar el resto de los elementos del patio. Si el terreno es largo podés considerar añadir pequeños caminos hechos de ladrillo alrededor de la pileta. Estos caminos pueden llevar a otras partes del patio.
Hacer pequeños quiebres entre las superficies con ladrillos y un poco de pasto le añade al lugar un toque exquisito. Estas pequeñas porciones de verde le darán oxígeno a todo el cuadro y le sacarán la apariencia dura a las piedras. El ladrillo es una buena opción de piedra porque es más suave a la vista.
Otra sugerencia es esparcir algunas piedras alrededor de las plantas y en los bordes del patio. Las piedras de colores suaves le agregarán mucho al diseño total de la piscina.
Detalles en la misma piscina: Si decidimos redecorar la piscina encontramos en el mercado un sin fin de opciones.
Con la incorporación de detalles vistosos logramos que la pileta luzca renovada año a año, augurando una temporada de verano distinta. La incorporación de detalles como las guardas de cerámica o venecitas logran un cambio muy favorecedor. Pero también existe otra opción más económica: las guardas y figuras adhesivas o vinilos. Se trata de una nueva forma de decorar su piscina de fibra de vidrio o plástico. Son resistentes al cloro y al agua. Este accesorio está confeccionado con materiales y adhesivos especiales, muy resistentes y de alta calidad. Con una pequeña cantidad de dinero podrás transformar tu piscina y darle ese toque de distinción que deseás. Se las puede encontrar en dos modelos: las guardas rectas o las circulares, dependiendo de la zona de la piscina que deseés decorar.
Son de fácil colocación, solo es necesario una espátula, la tira de vinilo, un cúter y un rociador con agua y detergente.



¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora