Durante los últimos años, las tendencias para la decoración de interiores se han ido orientando hacia todo lo ecológico y lo natural, es decir, evitando el uso de materiales nocivos para la salud y tratando de que sean en su mayoría biodegradables.
Esto ha conseguido una masificación en la oferta de muebles fabricados con fibras naturales, pero además, se ha apreciado una respuesta contundente de parte del público consumidor para adquirir este tipo de amoblados. Cuando hablamos de fibras naturales nos referimos a aquellos que tienen origen natural como el mimbre, el bambú o el rattán. Estos materiales tienen la particularidad de brindar un ambiente mucho más acogedor en nuestros hogares.
Los muebles de fibras naturales son apropiados para cualquier clima del año, y se adaptan fácilmente a toda temporada, así es que son ideales para cualquier ambiente y, además, combinan a la perfección con muebles de diferentes materiales. En la mayoría de los casos, estamos acostumbrados a pensar en muebles de fibras naturales sólo para exteriores, pero últimamente han comenzado a ingresar a los ambientes interiores. Pero las fibras naturales no sólo se pueden usar en muebles. También se viene utilizando en paredes, al igual como se hace con las sillas, mesas, camas, cestos, papeleras, revisteros o cabeceras de las camas. La variedad y calidad de los diseños ha ido en aumento y hoy disponemos de muchas más opciones que el mimbre o el rattán. Si bien siguen siendo muy utilizados en terrazas y jardines, también son bienvenidos en interiores para crear ambientes con estilos más étnicos, minimalistas o con un toque oriental. En algunos casos no se trata de cambiar toda la decoración, sino de agregar algunos elementos.

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora