Uno de los aspectos más importantes a la hora de reformar la casa es elegir la pintura. Sin duda, pintar nuestro hogar genera una sensación de renovación absoluta, pero hay que tener claro los tonos que más combinan con el estilo y la decoración de nuestra casa. Te damos algunos consejos para que descubrás cómo proceder a la hora de pintar tu casa sin tropezar en el camino y para lograr que tus espacios luzcan geniales.

  1. Antes de elegir el color hay que tener en cuenta algunos detalles. El resultado final debe estar acorde con todos los espacios y compaginar de forma perfecta con el mobiliario y el estilo decorativo de tu casa. Las medidas de los espacios que vamos a pintar son también claves en el proceso. Un cuarto muy pequeño no debe estar pintado de colores oscuros o se verá aún más reducido, del mismo modo que una habitación amplia puede contar con estos tonos debido a su tamaño.

  2. A la hora de reformar y pintar nuestro hogar conviene prestar atención a algunos aspectos de la psicología del color, en especial cuando se trata de la elección de los dormitorios. Estos conceptos nos dan pistas claras acerca de los tonos que podemos seleccionar, ayudándonos en gran medida a limitar un poco la búsqueda.

  3. Los tonos amarillos, naranjas y ocres son bastante populares a la hora de elegir la pintura para el hogar, gracias a dos razones fundamentales: existe una amplia gama desde pasteles, brillantes, mates, etc., que pueden aportar resultados muy variados. Son tonos que aportan luz y amplitud a los espacios, por lo que se usan con frecuencia en habitaciones pequeñas o con poca iluminación natural.

  4. El blanco es otro líder en cuanto colores de pinturas para el hogar. Genera luz y amplitud y es la opción ideal para aquellas personas que centran la decoración de su casa en el mobiliario y en los elementos para adornar las paredes, como fotos, cuadros, repisas, estantes, vinilos adhesivos, etc.

  5. Azules y verdes son preferidos para zonas como los dormitorios, debido a sus propiedades relajantes y su amplia gama de tonos. Perfectos para cuartos infantiles o de personas mayores. La gama de los rosas, además de ser ideal para las niñas pequeñas, resulta genial para calmar los ánimos, por lo que viene muy bien en habitaciones en las que deseamos descansar.
    colores verde decoracion baño.jpg
  6. Los rojos pueden venir muy bien en espacios en los que deseamos plasmar algo de energía, como por ejemplo la entrada de la casa. No se recomienda para habitaciones ni para el living debido a que puede resultar demasiado estimulante. Del mismo modo, los negros y grises se adaptan más a espacios comerciales u oficinas que al hogar.

  7. Al elegir un color de pintura es importante que tengás bien en claro qué efecto deseas que transmita la habitación que pintarás. Si querés que el estilo de la habitación se perciba relajante y armónico, se aconseja utilizar la técnica del tono sobre tono, que consiste en escoger un color base y a partir de él pintar con otros más claros de la misma gama.

    No elegir en base a las tendencias

  8. Las tendencias y estilos de decoración cambian con el paso de los años. La decisión más inteligente que podés tomar es pintar con colores que trascienden las modas, como los azules, índigos, gamas de grises y blancos y los colores pasteles.

  9. Existe una amplia gama de colores pero, ¿cómo escoger el mejor? Otra clave está en tener en cuenta el color de los pisos, azulejos, muebles y ventanas de la habitación, y elegir el tono de pintura que tenga relación con ellos.

  10. Si tenés obras de arte y objetos decorativos que querés destacar, se recomienda no pintar los colores de esa estancia de color rojo o naranja. Los mejores tonos para destacar esos objetos son el verde y el blanco, porque sirven como una pantalla de fondo.

  11. Nunca hagás la prueba de pintura en una parte de la pared, ya que luego, aunque pintés encima de la muestra y con igual tono, una vez que la pintura seque, se verá como un parche. Es mejor tomar una hoja A4 o más grande y pintarla con el tono elegido. Luego movela sobre la pared para observar cómo queda.

  12. No vuelvas a pintar inmediatamente si te equivocás de color. Antes probá cambiar la iluminación de la habitación, reemplazando por ejemplo los focos de luz fría por luz cálida, o cambiando los accesorios de decoración de la habitación.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora