Les pasa a todas: salen de la peluquería después de hacerse un brushing o planchado y tiene un brillo y movimiento espectacular. Pero cuando se lo hace en casa los resultados no son los mismos ni por asomo. Sin embargo, secarse o plancharse el pelo no debería ser tan complicado. Tomen nota de estos consejos y manos a la obra.
Secador:
Técnica: Seque cada mechón desde las raíces hasta las puntas; así va a poder alisar la cutícula capilar y hacer que el cabello se vea más sano, brillante y protegido. Una vez que esté medianamente seco puede jugar con más movimiento para dale volumen y comenzar a estilizarlo si usa cepillos. El golpe de frío es el plus que ayuda a fijar el peinado y aporta elasticidad al cabello.
Para no aplicar calor durante mucho rato en el mismo punto mantenga en movimiento el secador. Lo ideal es dividir el cabello en varias partes y sujetarlas con pinzas o pasadores. Empiece por el cuello y subí hasta la altura de la coronilla para no dar calor varias veces en el mismo punto. Si busca más volumen en tu cabello, puede secarse el cabello cabeza abajo, dirigiendo el aire desde atrás. Si su cabello es ondulado, puede utilizar el concentrador del secador que le dará la forma y el volumen adecuado. Además, así los rulos quedan bien definidos.
Planchita
Técnica: Es fundamental tener el pelo bien seco y desenredado. Si su pelo es un pelo dañado, puede colocarte antes un spray, crema o aceite termo protector. Esto ayudará a potenciar el resultado final. Con una buena temperatura una pasada basta, no es necesario hacer más. La plancha hay que deslizarla suavemente de la raíz a la punta.
Después que la pase no conviene cepillar el pelo.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia