Con la llegada del calor, la premisa es alcanzar el máximo disfrute posible. Por eso cada rincón de la casa debe aprovecharse al máximo, tanto para disfrutar del sol como para cenar aire libre, aun en plena ciudad.
Para eso es vital tener los muebles apropiados para el jardín, la piscina e incluso para la terraza o el balcón.
Pero las ofertas se han ampliado hasta límites increíbles, en especial debido a nuevos criterios innovadores respecto al tipo de muebles que se utilizan al aire libre.
La idea es tener la misma comodidad del interior de la casa en el jardín o en la terraza.
Pero toda esa comodidad tiene un costo, dado que estos muebles de jardín requieren mayor cuidado e incluso en oportunidades hasta necesitan ser guardados a diario para evitar el deterioro del uso al aire libre y los efectos de la naturaleza.
Ahora la tendencia es que estos muebles tengan líneas de diseño depurado, realizadas en materiales adaptables para el hogar.
Dentro de los modelos usuales se encuentran los sillones de descanso: sofás sin respaldo.
Además suelen usarse banquetas para apoyar los pies, bancos alargados y sillas de madera desarmables.
Los almohadones son protagonistas excluyentes, con formas, diseños y colores de los más variados.
Todo se completa con mesas para comer, ratonas y de apoyo.
Los materiales
En los nuevos diseños, la madera se lleva los laureles y en especial la teca porque es resistente a la intemperie, se la puede utilizar en crudo. El lapacho también es otra opción viable, aunque su peso puede resultar excesivo en muebles que hay que trasladar.
Otra posibilidad son los modelos para ambientes que no están plenamente al exterior. Son parecidos a la teca, pero no soportan las lluvias continuas.
En hierro los muebles pueden ser fundidos o forjados. La primera opción suele hacerse en serie con estilo barroco. En el segundo caso se trata de usar piezas artesanales, que se combinan con mármol, rattan o madera. Se consiguen en blanco y negro, o patinados en todos los colores.
Otras opciones
Otra opción es el aluminio o caño, que tienen la ventaja de ser más livianos. Son ideales para el balcón o la terraza, ya que se los puede trasladar con facilidad. Los de aluminio con pintura epoxi perduran por mucho tiempo y no se corroen con facilidad. Los segundos, combinados con plástico, soportan menos el paso del tiempo.
Otros materiales como el rattan, mimbre o caña otorgan una calidez especial a la decoración. Pero para resistir a la intemperie, es necesario que sean de calidad y posean una terminación en laca o barniz de poliuretano. Lo conveniente es guardarlos bajo techo una vez que se dejan de utilizar.
También existe la posibilidad de elegir muebles de rattan sintético que tienen un aspecto parecido a los tradicionales con la diferencia que, al estar confeccionados en un material artificial, no se corroen tanto. Vienen con una estructura realizada en aluminio, que prolonga su vida útil.
El rattan y el banano están teniendo buen impacto, y un material extremadamente tradicional como es el mimbre está reinventándose con la industria proporcionando nuevos diseños con un enfoque actual e innovador.
El plástico es un clásico de lo más económico. Los de colores apagados, como el negro, forman una excelente combinación con la vegetación, la arena y los suelos de madera de algunas terrazas.
Estilos exóticos
Una posibilidad atractiva a la hora de planificar la decoración del exterior es dejarse llevar por una inspiración exótica. El jardín es un lugar excelente para arriesgarse e innovar: ¿Por qué no apostar por un estilo de inspiración tailandesa, o dejarse seducir por los estilos tradicionales de Bali e Indonesia? Se trata de un look que combina de forma perfecta con la vegetación exuberante, y que se basa en las maderas nobles y los adornos orientales. También tenemos, entre las propuestas interesantes a la hora de afrontar el diseño de exteriores la posibilidad de mezclar estilos. Una terraza gana un aire elegante, interesante y muy acogedor si mezclamos sillones o sofás de rattan y los combinamos con una mesa central de anticuario. Otro contraste que luce muy bien en la decoración de jardines es el de combinar las tonalidades crudas, las que mejor acogida tienen dentro de la tapicería, con notas de color mediante el uso de almohadones.

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora