El jefe de Gabinete, Carlos Parodi, y el ministro de Seguridad de la Provincia, Carlos Oliver, comunicaron el aumento para los efectivos de la Policía y Servicio Penitenciario de la Provincia.
En la reunión que se realizó el viernes pasado, se formalizó el incremento salarial del 6 por ciento no remunerativo para el sector, vigente en agosto.
Este porcentaje, que también se otorgó al resto de la administración pública, permitirá alcanzar un aumento acumulado de sueldo del 31 por ciento.
Se determinó, además, que las asignaciones familiares alcancen los 867 pesos, actualizando así los topes y escalas.

Estado de las cuentas

"Este acuerdo se celebra en el contexto económico que marca una caída real interanual de los recursos, por lo cual el acuerdo se realizó para el trimestre, con el objeto de analizar la evolución de las cuentas públicas, e incluye retomar las negociaciones salariales a partir del 15 de octubre", difundieron desde el Grand Bourg.
En la ronda de negociación con docentes y médicos, el Gobierno provincial acordó reabrir las paritarias en octubre. Los gremios, por cierto, reclamaban llegar a una suba global superior al 40 por ciento.
En febrero, los estatales y los funcionarios habían sellado subas del 25 por ciento para el primer semestre de este año.
Por la inflación, la discusión tendrá una tercera etapa en octubre.

Año complejo

La segunda ronda estuvo trabada durante casi un mes. El Gobierno llegó a ofrecer 3,5 en blanco y 5 por ciento en negro. Luego, los gremios aceptaron un 6 por ciento no remunerativo.
Además de Parodi y Ovejero, participaron de la reunión por los incrementos salariales, el secretario del área, Jorge Ovejero, el jefe de la Policía, Angel Mauricio Silvestre, el subjefe Luis Aberaztain, el director del Servicio Penitenciario, César Rodríguez, el secretario de Políticas Penales, Pablo Alavila.

¿Qué te pareció esta noticia?

Comentá esta noticia