Embed
Dicen que en la vida hay que sufrir para luego gozar. River Plate sufrió más de la cuenta para sacarse a un incómodo rival de encima, al Sanfrecce japonés en Osaka. El millonario no jugó bien, pero el gol de Lucas Alario le abrió el camino para llegar a la gran final del próximo domingo y esperar tranquilo por el Barcelona de Lionel Messi.
Con los dientes apretados, con el puño cerrado. Es un grito seco en la fría noche del Nagai Stadium. River celebra un angustiante pase a la final del Mundial de Clubes. Los jugadores se abrazan en el campo de juego, lo mismo hace el cuerpo técnico en el banco. El peso de 90 minutos extenuantes quedó atrás: los millonarios se garantizaron su lugar en la gran fiesta.
Pero para eso debió sufrir, y mucho. Fue por ese cabezazo de Lucas Alario, ese pibe que está iluminado y como un faro se elevó para decretar el 1-0 ante Sanfrecce Hiroshima, un equipo que hizo preocupar a una formación millonaria atada, imprecisa, sin profundidad y que resistió una vez más por las atajadas de Marcelo Barovero.
Lo que empezó como una fiesta en un estadio con 15 mil hinchas millonarios que montaron el Monumental en Japón terminó en un sufrimiento que le hizo remover las tripas a más de uno. La final estaba cerca, River se creía en casa. El camino a la definición resultó tan extenuante como el viaje de Buenos Aires a Osaka. El equipo de Gallardo espera rival para la definición del domingo (a las 7.30 de la mañana), una final que todo Núñez espera jugar ante Barcelona, que mañana (también a las 7.30) se mide contra Guangzhou Evergrande de China.
Embed
El Muñeco corrió a abrazarse con Matías Biscay. Gritó, se desahogó. Vivió el partido preocupado, pegado a la línea de cal como si se mimetizara con la gente. Por eso, ese alarido del técnico cuando Alario marcó el gol. Iban 26 minutos del segundo tiempo cuando Tabaré Viudez ejecutó un centro, Maidana se esforzó para bajarla y Alario cabeceó con el arco casi libre. Como en la semifinal y la final de la Libertadores, el delantero, de 23 años, vuelve a marcar otro gol inolvidable, un tanto que revivió a un equipo que en la parte final del primer tiempo llegó a estar contra las cuerdas.
River deberá aprender la lección. Jugó atado como si los nervios por ser favorito ante los japoneses no lo dejaran pensar. Si pretende ser campeón del mundo, tendrá que mejorar mucho en cuatro días. Es cierto que ya se aseguró su lugar en esa final con la que todos sueñan. Es su momento de revelarse, de cerrar con un título inolvidable un ciclo brillante en conquistas.
Lo ganó de arco a arco. Por las atajadas de Barovero, por ese gol de Alario. Trapito se lució tres veces en el primer tiempo para evitar la caída de su arco. El ex Colón pagó con creces en prácticamente la única ocasión clara que tuvo. Entre el N°1 y el N°13, hubo rendimientos dispares. Algunos muy flojos, como Balanta y Pisculichi. Otros, sin la regularidad que acostumbran como Ponzio, Mercado y Vangioni. Cumplieron Maidana, Kranevitter y Carlos Sánchez. Mora no desequilibró. Gallardo movió el banco en el segundo tiempo. Buscó más juego con Lucho González por Ponzio, hizo ingresar a Viudez por Pisculichi para desequilibrar por las bandas. Lo terminó ganando por una pelota parada.
River está en la final del Mundial. Le costó, lo sufrió, ya puede desahogarse para ir por el segundo título mundial de su historia.
Comentario: Pablo Hacker, canchallena, Diario La Nación
Embed
Así jugaron
Sanfrecce: Takuto Hayashi; Kohei Shimizu, Shiotani, Kazuhiko Chiba, Sho Sasaki, Kashiwa; Douglas, Aoyama, Kazu Morisaki, Chajima; y Yusuke Minagawa. DT: Moriyasu.
River Plate: Marcelo Barovero; Gabriel Mercado, Jonatan Maidana, Eder Álvarez Balanta, Leonel Vangioni; Carlos Sánchez, Matías Kranevitter, Leonardo Ponzio; Leonardo Pisculichi; Rodrigo Mora y Lucas Alario. DT: Marcelo Gallardo.
Goles: ST 27 minutos, Lucas Alario (RP). Cambios: ST: 12 minutos, Luis González por Leonardo Ponzio (RP) y Mihael Mikic por Kashiwa (S); 18' Tabaré Viudez por Leonardo Pisculichi (RP); 21' Takuma Asano por Minagawa (S); 31', Sato por Chajima (S); 40' Camilo Mayada por Gabriel Mercado (R).
Arbitro: Jonass Eriksson (Suecia). Estadio: Osaka, Japón. Asisstencia: 30.000 espectadores

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial

Comentá esta noticia