La ola de calor y la falta de inversión que afecta a los servicios de suministro de energía se potenciaron ayer para convertir a Capital Federal y el Gran Buenos Aires en una verdadera olla a presión. Más de 51.000 usuarios de las distribuidoras eléctricas Edenor y Edesur sufrieron ayer la falta de suministro energético, tanto en sectores de la Ciudad de Buenos Aires como en el conurbano bonaerense.
Según datos proporcionados por el Ente Nacional Regulador de la Energía (ENRE), a las 8 del día de ayer eran 13.550 hogares los que estaban sin luz, pero la cantidad fue aumentando a medida que creció la demanda por la suba de la temperatura. La sensación térmica ayer en Capital Federal fue de 47º. El domingo, en Córdoba llegó a 45º el calor.
Asimismo, el Servicio Meteorológico Nacional (SMN) emitió un alerta naranja por la ola de calor que afecta a la ciudad de Buenos Aires y alrededores, con temperatura máxima de hasta 35 grados, aunque la sensación térmica finalmente rozó los 37§.
El ENRE precisó que a las 14.28 había 38.534 usuarios de Edenor sin luz y otros 13.234 de Edesur con la misma problemática, cuando la temperatura en el Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA) rozaba los 33,3 grados.
Edenor y Edesur informaron al ENRE que el domingo último hubo 110.219 usuarios afectados por cortes de energía: alrededor de unas 440.876 personas afectadas.
24º es la temperatura a la que debe ajustarse el aire acondicionado para no sobrecargar el sistema, pidió el ministro de Energía, Juan José Aranguren
La demanda de energía eléctrica se encontraba ayer a la tarde a un paso de superar el récord de consumo, lo que complica todavía más el suministro de un servicio esencial que ya registra numerosos inconvenientes.
A las 15, Cammesa, la administradora estatal del mercado eléctrico, informó que se registraba un consumo total de 23.650 megawatts, muy cerca de los 24.000 de disponibilidad que ofrece el sistema, según informó el Gobierno nacional. La cifra también se ubicó muy cerca del récord histórico de 24.034 MW registrado el 20 de enero de 2014.
"Un día complejo"
El ministro de Energía y Minería, Juan José Aranguren, ya había anticipado que ayer iba a ser un "día complejo" para la distribución de energía, ante la ola de calor que afecta a buena parte del país, razón por la cual instó a los usuarios a "reducir la demanda" para tratar de evitar cortes en el suministro.
"Con inversiones en el sector, el verano próximo todavía vamos a tener una situación que no es la esperada, la deseada, pero vamos a estar mejor que hoy, y en el verano de 2018 vamos a estar en una situación en la que podremos hacer frente al requerimiento de una calidad de servicio como la población espera", anticipó Aranguren.
Tras mencionar que el kirchnerismo dejó un "sistema que está en estado crítico", el ministro pidió a los particulares "poner los termostatos de los equipos de aire acondicionado en 24§ y mantener todas las puertas y las ventanas cerradas para lograr la máxima eficiencia".
Las horas picos del consumo eléctrico son entre las 13 y las 17.30 por el calor y entre las 19 y las 22.30, durante el regreso al hogar
"En este momento apelamos a esa necesidad de cambio de conducta que todos tenemos que realizar, obviamente hoy desde el punto de vista de tarifas no están esos incentivos a los efectos de evaluar adecuadamente cuál es el costo de la energía que estamos consumiendo; no obstante, es importante que tomemos conciencia de que hay medidas que podemos implementar para reducir el costo de la energía que consumimos y para hacer que esa energía pueda ser utilizada por más gente", aseguró Aranguren.
Se activó el "alerta naranja": cómo cuidarse de la ola de calor
El SMN emitió ayer un "alerta naranja" para Capital Federal y alrededores.
Las previsiones son similares en el norte del país y el norte patagónico. Las temperaturas mínimas oscilarán entre los 20 y los 26 grados, y las máximas, de 35 a 40 grados. En la región de Cuyo, La Pampa, sur de Buenos Aires y noreste de la Patagonia se esperan altas temperaturas: más de 40 grados. La disminución de la temperatura llegaría con las lluvias hacia mitad de semana, pero el alivio durará poco en la zona.
Esto significa que las olas de calor continuarán en el tiempo y que pueden ser peligrosas para la salud de las personas. Por eso, es necesario cumplir las normas dadas por el Ministerio de Salud de la Nación: tomar mucha agua durante todo el día; consumir alimentos frescos, como frutas y verduras; evitar las bebidas alcohólicas, muy dulces y las infusiones calientes; usar ropa suelta, de materiales livianos y de colores claros; tomar líquido antes, durante y después de practicar cualquier actividad al aire libre y protegerse del sol poniéndose un sombrero o usando una sombrilla. Respecto a los lactantes y niños pequeños, se recomienda darles el pecho con más frecuencia y hacerles beber agua fresca y segura.
La diferencia que hay entre alerta naranja y amarillo es que con el amarillo se hace hincapié en todas las recomendaciones para los niños y los adultos mayores. En cambio, con el aviso de alerta naranja (el que rige hoy) las recomendaciones se extienden a todo el público en general. Además, el aviso va cambiando de color cuando la ola de calor se torna cada vez más persistente. Ayer la temperatura mínima fue de 25§ y el domingo de 23§. O sea que este es el segundo día consecutivo en el que las temperaturas mínimas son muy altas: superan los 22´, que es el umbral que tiene que haber para que haya ola de calor. A cuidar la salud.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia


ALBERT LUIS
ALBERT LUIS · Hace 11 meses

ES EL GARN ELEGADOS QUE NOS DEJO LA ENGENDRA ......LA GRAN INVERSION QUE HICIERON ...A NIVEL NACIONAL.......TODA SU GESTION ...MINTIO ....MINTIO ....NOS HIZO VIVIR EN UNA BURBUJA..........MUY DISTINTA DE LA REALIDAD.........CON EL TIEMPO SE CONOCERA TODA LA VERDAD


Se está leyendo ahora