"Padre Solano, ayúdanos a construir una iglesia fraterna y misericordiosa". Bajo ese lema, el pueblo de El Galpón rindió culto a su patrono, San Francisco, con una multitudinaria procesión que se llevó a cabo el domingo.
Fue una festividad muy especial, ya que la localidad no cuenta actualmente con una parroquia, porque fue afectada por el temblor del pasado 17 de octubre y luego comenzó a ser demolida para construir un edificio nuevo, seguro y más amplio.
Debido a esa situación, se montó una carpa en un patio lateral de antiguo templo, donde se rezó la novena y las misas en los días previos.
Una gran cantidad de fieles de El Galpón, peregrinos que llegaron de parajes como El Tunal y vecinos de distintas localidades de Salta y de otras provincias participaron de la conmovedora celebración.
La festividad fue presidida por el padre Cristian Gallardo y el párroco de la localidad, Eduardo Pastrana. También estuvieron presentes el gobernador Juan Manuel Urtubey, el vicegobernador Miguel Isa, el intendente de El Galpón, Federico Sacca, y jefes comunales de otras localidades.
Luego de la procesión, una verdadera multitud disfrutó hasta la madrugada de ayer de una gran fiesta popular en la cancha de fútbol local.
"Hemos vivido una fiesta patronal muy especial, debido a lo que pasó durante el temblor. Este es un pueblo de fe, que recorrió las calles, junto su patrono, con mucha esperanza", dijo el intendente, Federico Sacca.
"Por otra parte, el festival en honor a San Francisco Solano fue un éxito porque el público colmó las instalaciones de la cancha. Hemos trabajado mucho en la organización. Además, quiero agradecer gestos como el del Chaqueño Palavecino, que desfiló con los gauchos luego de la procesión y por la noche brindó una actuación inolvidable", destacó el jefe comunal.
En la cancha se montó un escenario con un amplio despliegue de iluminación y sonido. Además, hubo venta de comidas regionales y fogones.
El espectáculo contó con la actuación de Los Infernales, Herederos, Trío Carpero, Herencia Carpera, Noé Aybar, Matacos, Los Ceibales, Pochi Chávez, Los Izkierdos de la Cueva, Los Huayra y El Chaqueño, entre otros.
Un antes y un después
Eran las 8.33 del pasado 17 de octubre. Muchos todavía se encontraban entregados al reposo cuando todo comenzó a temblar y las campanas de la parroquia comenzaron a sonar fuerte, en forma incesante e inesperada.
En pocos segundos, un temblor de 5,9 grados provocó caos y horror en la comunidad de unos 10.000 habitantes, ubicada en Metán.
Hubo casas y comercios destruidos, daños en la escuela Magdalena Gemes de Tejada y en la parroquia. Además de la caída de paredes y muchos agrietamientos de inmuebles.
El sector más afectado fue el del centro. Los peores momentos se vivieron en una vieja casona ubicada en Eva Perón 280, frente a la terminal de ómnibus. Lamentablemente, allí falleció doña Alberta Flores, una docente de 94 años muy conocida en el pueblo, que se jubiló como directora de la escuela de la Población de Ortega y era una ferviente devota de San Francisco. La mujer estaba en su habitación durmiendo cuando se produjo el sismo. Los ladrillos y otros escombros la sepultaron y falleció en el acto. La jubilada no caminaba desde hacía tres años debido a una quebradura de fémur.

¿Qué te pareció esta noticia?

Temas

Sección Editorial

Comentá esta noticia