"El concepto de copyright o las cuestiones patrimoniales del derecho de autor tenían algún sentido en la sociedad de la imprenta, cuando se necesitaba de maquinaria para copiar y distribuir y el monopolio de explotación temporal; hoy con Internet esas concepciones han perdido sentido", afirmó Patricio Lorente, presidente de la Fundación Wikimedia, organización que administra Wikipedia, entre otros proyectos.
En el contexto del nuevo paradigma de acceso abierto al conocimiento, Lorente explicó que "en varios rubros, los artistas hace rato que vienen cambiando sus estrategias y utilizan la red para distribuir y ganar prestigio, saltando ellos mismos las restricciones que no permiten, por ejemplo en el caso de los músicos, que su música sea conocida".
"Los modelos pagos de acceso al conocimiento en algunos casos pueden ser complementarios a los abiertos pero la norma, salvo excepciones, es que son opuestos", resaltó el platense y citó el ejemplo del Movimiento por el Acceso Abierto, que está alcanzando una difusión cada vez más masiva en todo el mundo, y que propugna que todos los trabajos productos de la investigación científica tienen que publicarse de manera tal que no haya obstáculos al acceso de esos materiales.
Su postura está en línea con la misión de Wikipedia, la enciclopedia libre, de conocimiento colaborativo, y fundada en el 2001 por Jimmy Wales que se nutre gracias al trabajo de voluntarios (wikipedistas) de todo el mundo. Iniciativa que fue distinguida en España con el premio Princesa de Asturias en la categoría Cooperación Internacional: "Es un premio de muchísimo prestigio internacional, que fue para todos los wikipedistas del mundo, y lo consideramos como una especie de legitimación porque en un principio Wikipedia fue ignorada y casi despreciada; después fue atacada, y ahora nos pasa que las instituciones tradicionales vinculadas con el conocimiento -como universidades, galerías de arte, archivos históricos, museos- nos piden trabajar con nosotros", destacó Lorente.
Respecto de la confiabilidad de Wikipedia, que hasta hoy cuenta con una "colección de 38 millones de artículos en 291 idiomas", el platense expresó que "la calidad de los contenidos siempre es en aumento, y que si bien hay errores o artículos vandalizados que no se corrigen al instante, hay un ejército de voluntarios que trata todo el tiempo de solucionarlos".
Los editores de los artículos pueden ser cualquier persona, "desde científicos de renombre hasta jóvenes de 14 años", comentó.

¿Qué te pareció esta noticia?

Comentá esta noticia