Jesús Burgos, un gaucho peregrino de 45 años, fue recibido por una multitud de personas, entre familiares, amigos y vecinos, en la ciudad de General Gemes.
Su hazaña se hizo conocida en las provincias de Salta, Chaco y Corrientes: cabalgó 1.900 km desde esta última provincia con la imagen de la Virgen de Itatí, de la cual es profundamente devoto.
Es así que unas 600 personas lo recibieron en Gemes, luego de más de un mes de peregrinar por decenas de ciudades, pueblos y parajes.
Este docente de Educación Física partió el pasado 5 de enero desde la catedral de Itatí, con destino a Gemes, donde también lo recibieron con honras los Bomberos Voluntarios.
Una familia de fe
La hazaña fue un homenaje al lugar donde la madre de Jesús lo bautizó.
La familia materna de Jesús es oriunda de Bermejo, un paraje que se encuentra ubicado entre Corrientes y Chaco.
La madre de Jesús, sus abuelos y tíos, llegaron a Gemes para trabajar en un aserradero. Allí conoció a su padre y se casaron.
Durante toda su infancia escuchó hablar de la milagrosa virgencita. Tal era el fervor que tenían que sus padres viajaron a Corrientes en medio de penurias para que Jorge fuera bautizado en Itatí.
“Fue muy hermoso encontrarme con tanta gente en el camino y compartir muchas cosas, más allá de la fe. Llegué feliz”. Jesús Burgos
"Mis padres llegaron a la ciudad de Resistencia en una jornada muy lluviosa y tuvieron que cruzar el río Paraná en barcaza, ya que aún no estaba construido el puente Belgrano. Llegaron a la Basílica de Itatí un día en el que no celebraban bautismos. Pero al ver el esfuerzo y la fe de mis padres, el sacerdote me bautizó en ese mismo instante", cuenta.
Jesús viajó por última vez a Itatí cuando tenía 5 años y siempre quiso volver. "Quería volver a Corrientes a visitar a la Virgen . Hasta que un día me decidí, cargué mis dos caballos en el trailer de mi camioneta y emprendí el viaje", relata.
Una travesía única
El viaje fue emocionante, pleno de muestras de cariño, solidaridad y fe. "Había gente que se emocionaba al verme pasar y muchos gauchos decidieron acompañarme parte del camino. El intendente correntino de Agatary les puso un camión a los gauchos del lugar, que me acompañaron 115 km, para que se vuelvan", cuenta, emocionado, Jesús.
Durante la travesía, Jesús se encargó de cuidar a sus dos caballos, con vitaminas, antiinflamatorios y cremas para el lomo. También los bañaba y los alternaba todo el tiempo para que no se cansaran.
Y así los gestos se fueron sucediendo uno tras otro a lo largo del camino. "El comisionado de Los Pirpintos me prestó dos de sus caballos para que los míos descansen. En Pampa de los Guanacos, un lugareño me acompañó varios km, un gaucho de El Tunal me guió por un camino más corto a través de una finca y así".
También fueron numerosas las familias que lo hospedaron en sus casas y las parroquias en las que pudo pasar la noche, al igual que varias estaciones de servicio. Otras veces debió dormir a la vera del camino.
Gendarmes y policías se admiraban de su travesía y le deseaban suerte al verlo pasar.
En muchos pueblos del Litoral la gente se agolpaba para esperarlo, enterados por los medios de comunicación locales, como es el caso del programa "Noches del Litoral", de Juan Barros, que iba alertando a los pueblos por donde transitaba el gaucho peregrinos.
En Salta, fueron numerosos los que fueron a esperarlo cuando pasó por el río Juramento.
"Fue muy hermoso encontrarme con tanta gente en el camino y compartir muchas cosas más allá de la fe. Nunca sentí cansancio y pude llegar feliz", finalizó Jesús.
Hoy, la imagen de la Virgen de itatí que Jesús trajo de Corrientes se encuentra en la iglesia Santa Rosa de Lima.
Luego visitará las iglesias San Cayetano y Virgen del Valle, y estará a disposición de todas las parroquias del departamento.
Sin duda, Jesús es el ejemplo vivo de que la fe mueve montañas y también corazones.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia


coje villeros
coje villeros · Hace 9 meses

se me pianto un lagrimon..

coje villeros
coje villeros · Hace 9 meses

muy admirable... feliciaciones


Se está leyendo ahora