Silbando bajito, la soja ya viene de siete semanas ininterrumpidas de suba y en Chicago acaba de perforar los 400 dólares la tonelada con los contratos a julio. El resto de los mercados que funcionan como vasos comunicantes ya recibieron la misma señal. Como en una onda expansiva, los tamberos apuestan a que la firmeza de los granos contagie al precio internacional de la leche. Aunque por ahora las subas en las licitaciones de Fonterra, que es la referencia internacional, son más que tímidas en el orden del 5%, hay tiempo hasta la primavera para que la tonelada de leche en polvo trepe de los 2.450 dólares actuales a los 3.000 dólares. Alrededor de ese valor, nuestros excedentes de leche se exportarían sin mayores inconvenientes y evitarían la sobreoferta del mercado interno y la caída de precios. Mientras la leche pagada al tambero se recompone aunque con fuertes disparidades. En algunos casos son 4 pesos por litro que ya rumbean hacia los 5 pesos. La caída de producción en la cuenca quesera se hace sentir y durante mayo los precios del queso en fábricas del centro este cordobés, se incrementaron más del 50 %. Los sustitutos de la carne vacuna, el pollo y el cerdo confirmaron esta semana que serán los protagonistas de los próximos años. Pedro Faría, el CEO global del gigante alimenticio brasileño BRF le presentó al presidente Mauricio Macri inversiones por 292 millones de dólares para este año. Esta semana también llegó otra buena noticia con la pax a la que llegó el Gobierno y Monsanto que terminó por bajar la cláusula de la discordia que obligaba a testear toda la soja cosechada y su sistema de cobro. De continuar la controversia, la cosecha de soja iba camino a ser la más judicializada de la historia con todo tipo de demandas. De todas las señales positivas, la que vino de China fue seguramente la más estimulante. Tres empresas argentinas Biogénesis-Bagó, Bioceres y Garruchos Agropecuaria exportan altísimo valor agregado en conocimiento científico argentino en los formatos de vacunas antiaftosa, genes contra la sequía y genética bovina en semen y embriones. Hugo Sigman, CEO del grupo Insud y presidente de la Cámara Argentina de Biotecnología, explicó en el Foro de Emprendedores Agrícolas del G20 los joint venture que desarrollan con empresas chinas. Como la planta de vacuna antiaftosa ubicada en la ciudad china de Yangling, que produce 400 millones de dosis, el doble que la producción argentina. En definitiva el primer mandamiento de la economía. Vale la pena imitarlo.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora