*

"Con su inacción el Estado fomenta el maltrato y la crueldad animal"
Julieta Casasola, abogada y especialista en protección animal, responsabilizó a la Municipalidad capitalina por la problemática relacionada con los vehículos de tracción a sangre y las graves consecuencias que esta actividad trae aparejada para los animales que son víctimas de tratos crueles. De igual manera consideró que los carreros deben asumir sus culpas, porque el hecho de que el Estado no haga cumplir las normas legales, nada justifica que a un animal se lo haga trabajar en condiciones deplorables como ocurrió con Vicente, el caballo que días pasados se desplomó en la vía pública y provocó la ira de los salteños.
"Desde hace mucho este es un tema al que se lo quiere ocultar bajo la alfombra, pero estamos hablando de un delito que está tipificado en la ley nacional 14346 que tiene dos partes: el maltrato y los actos de crueldad", expresó Casasola durante la entrevista en "Diálogo en vivo", que se emite por la web de El Tribuno. La letrada fue categórica en sus expresiones al señalar que en la medida que el Estado no cumpla con el rol que le compete, de defender un bien jurídico protegido, casos como el de Vicente se sucederán sin solución de continuidad en la ciudad.
"En Salta hay dos ordenanzas, la primera sancionada en 2010 que generó polémica porque contenía algunas imprecisiones y por esta situación fue modificada en 2011", dijo Casasola. La abogada señaló que esta última norma contempla la erradicación progresiva de la actividad, el empadronamiento de los carros, un examen periódico de los animales por parte de un médico veterinario, pero nada se cumplió. "El hecho de que esta sea una actividad milenaria y que se transmite de generación en generación, no es justificativo para que se la mantenga en el tiempo. Los carreros deben actualizarse y buscar alternativas con ayuda del Estado, porque es evidente que no se los puede dejar en la calle", sentenció.
A su juicio, lo ocurrido con Vicente es una prueba elocuente de que muchos animales son víctimas de maltrato y que el Estado no hace nada para protegerlos. "Ese caballito cayó exhausto porque estaba mal alimentado y con un alto grado de deshidratación. La ley nacional establece que el animal no solo debe estar bien alimentado, sino que se le deben respetar los horarios de descanso", dijo la letrada. Explicó Casasola que si bien los caballos, como las mulas y los burros, por naturaleza, están dotados para transportar cargas, no por ello se debe abusar de esa condición. "Lo que pasó con Vicente, con una yegua que parió prematuramente a su potrillo en barrio Autódromo y muchos otros casos con resultados fatales y que son de público conocimiento, es el resultado de la crueldad a que son sometidos estos animales", afirmó.
"Es evidente que las leyes no se cumplen por falta de compromiso del Estado, y en este caso el gobierno competente es la Municipalidad", opinó. La abogada sostuvo que "la ordenanza sancionada en 2010 establecía que en 2012 los vehículos de tracción a sangre debían estar erradicados, y si hoy estamos discutiendo este tema es por falta de aplicación de esa norma". Al referirse al enérgico reclamo que realizan las entidades protectoras de animales, Casasola señaló que los comparte en un todo. "Lo que vemos es que hay falta de compromiso del Estado para resolver esta cuestión. La erradicación de los de tracción a sangre no admite discusión y por eso es necesario que la Municipalidad tome cartas en el asunto. No son las entidades protectoras las que deban solucionar el problema. Es el Estado el que tiene que buscar las alternativas para suplir esta fuente de trabajo, porque es lógico que a la gente no se la puede dejar en la calle".
Según la abogada, una de las alternativas para suplir al carro tirado por animales sería gestionar en comodato muchos de los vehículos secuestrados por la Justicia. "Algunos carreros plantearon que lo que ganan es poco y que no tendrían cómo afrontar los gastos de combustible, pero esa es una excusa que se cae por su propio peso, porque el caballo también come y ese alimento implica un gasto", advirtió.
Casasola apuntó que más allá de la inacción del Estado, los carreros no hicieron mucho para defender esta fuente de trabajo. "Está visto que de parte de ellos no hay voluntad de resolver el tema, por el contrario, lo han agravado", expresó. Puso como ejemplo la posibilidad que les dieron de empadronar los carros y los animales. "Los hechos han demostrado que no pusieron voluntad y desde este punto de vista hay una responsabilidad compartida con el municipio". Y agregó: "Del Estado la responsabilidad es mayor porque en la medida que no hace cumplir las normas legales fomenta de manera indirecta una actividad que potencia maltrato y la crueldad animal".
Para la abogada, la sociedad también debe comprometerse con esta problemática y que la forma de hacerlo es denunciar todos y cada uno de los casos que a diario se observan en las calles. En tal sentido sugirió que para realizar una correcta denuncia se debe invocar la ley 14.346, que es una ley anexa del Código Penal de la Nación y leer su contenido. "La gente tiene que pensar que así como la amenaza genera temor en la persona que lo sufre, el maltrato de un caballo genera sufrimiento en el animal. La crueldad animal la vemos todos los días, incluso cuando los vendedores colocan los parlantes a centímetros de las orejas de los animales", indicó
"El hecho de que sea una actividad que se transmite de generación en generación y que por eso hay que mantenerla en vigencia, no justifica su permanencia en el tiempo", expresó Casasola al refutar uno de los argumentos de los carreros para negarse a erradicar la actividad. "Tiene que haber una cuota de flexibilidad de parte de estas personas, no pueden decir que a este trabajo solo pueden hacerlo con el sacrificio del caballo", reflexionó.
"Al Estado le diría que asuma su compromiso, que hay una ordenanza y una ley nacional que tienen que hacerlas cumplir. Esperamos que con el cambio del gobierno municipal se tome conciencia de que el Estado no puede seguir permitiendo el maltrato animal", concluyó Julieta Casasola.

Diálogo en vivo

Embed

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...