El presidente Mauricio Macri anunció ayer un Plan de Cobertura Universal de Salud para reordenar el sistema sanitario, que incluye un desembolso de $8.000 millones para "fortalecer" los hospitales públicos y la paulatina devolución de deuda estatal con las obras sociales sindicales, a las que se destinarán $2.704 millones en efectivo en una primera tanda.

La iniciativa fue anunciada por el jefe de Estado en un acto en el Salón Blanco ante gobernadores y gremialistas de todos los sectores de la CGT.

El Plan de Cobertura Universal de Salud permitirá a unas 15 millones de personas sin obra social "contar con la cobertura de salud del Estado a través de una credencial que les permitirá tener una ficha médica, historia clínica y acceder a descuentos en medicamentos", se informó.

Cuatro pilares

El jefe del Estado dijo que con las nuevas medidas se produce "un proceso histórico" a partir de "cuatro decisiones centrales: crear cobertura universal de salud para que todos tengan acceso a una respuesta; fortalecer el sistema de salud pública, con el mejoramiento de los procesos en los hospitales; fortalecer las obras sociales y crear la Agencia Nacional de Evaluación de Tecnologías. Esta última medida busca evitar el despilfarro en la implementación de prácticas médicas o el suministro de medicamentos. "Estas herramientas son un paso adelante enorme", sostuvo Macri.

La deuda con los gremios

Respecto del dinero devuelto a las entidades de salud de las organizaciones sindicales, los 2.700 millones de pesos serán distribuidos entre todas las obras sociales -una partida que estaba contemplada en el presupuesto 2015-, se hará en forma proporcional a la cantidad de afiliados y de expedientes presentados.

Con todo, en una primera etapa se devolverá el 80 por ciento de los fondos, porque el 20 restante está todavía pendiente de ser auditado.

Renglón aparte, la Superintendencia de Servicios de Salud hará un fideicomiso en el Banco Nación con 8.000 millones de pesos que serán utilizados para facilitar una integración entre la seguridad social y los hospitales públicos, cuya ejecución corresponderá a dos representantes del Ministerio de Salud, dos de la Superintendencia de Seguros de Salud y dos también de la CGT.

Asimismo, unos 4.500 millones serán destinados a situaciones de emergencia o epidemias, por ejemplo, que serán de disponibilidad inmediata.

Los restantes 15.000 millones de pesos adeudados se saldarán definitivamente en 2020 a través de bonos.

Las medidas están contenidas en cuatro decretos y una resolución administrativa, que resultaron muy festejadas por la platea de sindicalistas, quienes aparecieron flanqueados por los ministros de Salud, Jorge Lemus, y de Trabajo, Jorge Triaca, y el superintendente de Servicios de Salud, Luis Scervino, quien venía trabajando en la ingeniería que permitiera esta devolución.

Una movida que busca frenar las protestas en la calle

"Quieren aplacar los reclamos gremiales", dijeron fuentes sindicales. El anuncio de la restitución de la deuda que el Estado mantiene con las obras sociales, más allá del objetivo social, deja traslucir un intento de acercamiento del Gobierno hacia los gremios, en momentos en los que, a partir de la reunificación de la CGT, apuntan a endurecer tanto su discurso como su accionar contra el oficialismo.

Desde el Gobierno trascendió que la idea es "neutralizar movidas de paros" en el segundo semestre, algo que en los últimos días se vislumbró con las amenazas de varias movilizaciones durante el mes de agosto.

Fuentes sindicales admitieron que la medida "seguro busca aplacar los reclamos gremiales", aunque señalaron que "no lo van a poder hacer porque la realidad social y las necesidades son muchas más importantes que el anuncio".

El dirigente del gremios del Seguro, Jorge Sola, indicó que "esto no se trata de un toma y daca", y agregó que más allá de las "intenciones políticas del Gobierno, que pueden ser genuinas, se trata de una deuda de mucho tiempo atrás, que es plata de los trabajadores, es salario diferido".

Sola reconoció que "se trata de un paso importante", agregó, por otra parte: "No nos inhibe de seguir reclamando con fuerza nuestra agenda, si mañana sale esto lo felicitaremos al Gobierno y seguiremos reclamando por el desempleo, la inflación, los tarifazos y por ganancias".

Es, en efecto, un gesto del Presidente a las tres centrales sindicales en medio de los cada vez más duros reclamos por la pérdida del poder adquisitivo de los salarios frente a la inflación y al aumento de tarifas de servicios públicos.



¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia


tiziano  ferio
tiziano ferio · Hace 1 mes

cuando estén próximas las elecciones del año siguiente, los macristas empezaran a regalar un caramelo y un chicle y los opas votantes dirán, ve pues el país se ha arreglao, sigamos votandolos

tiziano  ferio
tiziano ferio · Hace 1 mes

estos son disimulos que por goteras van dando para tapar un agujerito del colador que es el barco hundiéndose

Se está leyendo ahora