Gustavo Serralta se quebró en la sesión del Concejo Deliberante cuando relató los pormenores de la publicación de un video íntimo en las redes sociales y confesó que fue extorsionado para evitar la difusión de las imágenes, según publicó ayer el sitio FM89.9
En el recinto, frente a sus pares y entre sollozos, el edil justicialista leyó un descargo y afirmó que aprendió que "este delito viene acompañado de amenazas, coacciones y hostigamiento".
Sostuvo que comprobó que "las normas jurídicas y las fuerzas de seguridad no están preparadas para dar una respuesta rápida y efectiva a esta clase de ataques".
Según los trascendidos judiciales, la denuncia ingresó a la Fiscalía Penal de Justo Vaca y se investiga el origen de las extorsiones.
La averiguación gira en torno al extravío de un teléfono que contenía las imágenes y a una serie de correos electrónicos en distintos idiomas y enviados desde distintas casillas. Sin embargo, en todas se exigía dinero a cambio de no publicar el vídeo.
Incluso, siempre según las fuentes judiciales, Gustavo Serralta habría abonado entre 10.000 y 15.000 pesos para evitar la difusión a través de una transferencia de un servicio financiero, y aún así sufrió la publicación del vídeo.
La investigación estaría encaminada por las huellas que dejó o dejaron aquellos que percibieron el dinero y según los mismos trascendidos, la División Delitos Complejos de la Brigada de Investigaciones, hay al menos 18 denuncias similares de extorsión en Salta.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial


Se está leyendo ahora