Los concejales de Orán resaltaron la necesidad de que la Municipalidad cuente con un buen relevamiento de todos los establecimientos escolares de la ciudad, para estar al tanto de las necesidades y eventuales problemas que pudieran presentarse.
La iniciativa la tomó el concejal Ariel Pomares, del bloque Encuentro por la Ciudad, ante el evidente deterioro que presentan algunos edificios escolares del ámbito público, provocando inconvenientes a los alumnos y docentes o interrumpiendo las clases, e incluso muchas veces los locales representan un peligro para la seguridad física de las personas que trabajan o concurren a ellos. "Es ampliamente conocida la problemática existente en nuestra ciudad respecto a las deficiencias de infraestructura escolar y estado edilicio de los edificios e instituciones destinadas a educación en todos los niveles", expresó Pomares.
El objetivo de este proyecto es convocar a la Dirección General de Planificación e Infraestructura del Ministerio de Educación de la Provincia para que, junto con los concejales y funcionarios municipales, consejeros escolares, gremios docentes y autoridades de Educación, procedan a realizar una evaluación acerca de las necesidades prioritarias en obras escolares y puedan destrabarse algunos frenos en la ejecución de las obras y coordinar esfuerzos.
"Fue de público conocimiento la suspensión del inicio del año lectivo en la escuela Hugo Alberto Luna y la Guardería Obispo Muguerza, por eso el relevamiento es imprescindible", sentenció.
El anuncio oficial
A partir de este problema, el Gobierno de la Provincia, a través de la Secretaría de Obras Públicas, anunció que "en los próximos días", con una inversión superior a $1 millón, se iniciarán las tareas para mejorar las condiciones edilicias de la escuela Alberto Hugo Luna, de Orán.
En el establecimiento se colocará un nuevo cielo raso de placas suspendidas y yeso, con reconstrucción de las instalaciones eléctricas, reubicación de artefactos de iluminación y ventilación.
La reacción de los padres
Los padres de los alumnos de la escuela Luna aceptaron en un primer momento los anuncios realizados por autoridades provinciales, pero reaccionaron mal a los pocos días, al ver que el inicio de las obras se iba postergando. Por eso, la semana pasada se reunieron en la puerta del establecimiento escolar y exigieron el inmediato inicio de las refacciones que necesita el edificio. Luego de unos momentos de tensión, todo volvió a la calma, pero los padres siguen esperando.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora