Exacción, corrupción o hurto simple. Cualquier figura puede caberle al caso. Los hechos son los siguientes: en enero de 2014, la Municipalidad de Orán licitó la remodelación de la plaza Pizarro, la más importante y representativa, por estar entre la Catedral y el edificio comunal.
A la compulsa la ganó el ingeniero Jorge Chavarría, quien cotizó la obra originalmente en 473.000 pesos. Por la devaluación ocurrida a principios de ese año hubo que actualizar los precios, lo que fue aceptado por la comuna, pasando el costo total de la misma, incluyendo materiales y mano de obra, a la suma de 676.000 pesos.
Esto fue aceptado por la Municipalidad, lo que se corrobora por acta firmada por el entonces gerente de Asuntos Jurídicos, Dr. Domingo José Sabag, el 21 de abril de 2014.
Así las cosas, el ingeniero compró los materiales necesarios para renovar la iluminación del paseo público y, al llegar con estos a Orán para iniciar los trabajos se dio con la novedad de que personal de la comuna había comenzado la excavación de zanjas.
Alguien de la comuna le informó que la mano de obra se ejecutaría por administración, quedando a cargo de Chavarría solo la dirección técnica y el aporte de los materiales necesarios, lo que así se hizo.
"Por supuesto, esto alteró una vez más los costos de mi propuesta, porque había que descontar la parte de la mano de obra", aclaró el ingeniero.
La nueva iluminación fue inaugurada durante los festejos de las fiestas patronales y fundacionales de la ciudad, el 30 de agosto del mismo 2014.
"El mismo día de la fiesta me encontré con un funcionario oranense y le dije que quería cobrar, a lo que me respondió que no había ningún problema, que en los próximos días se me haría efectivo el pago", relató.
Chavarría comenzó así un impensado calvario por las oficinas de la Municipalidad norteña sin lograr percibir el monto de su trabajo ni el de los materiales aportados.
"Un funcionario me dijo que debía facturar el monto total, lo que no corresponde porque solo aporté los materiales y la dirección técnica, a pesar de que nunca hubo comunicación fehaciente de que la mano de obra la aportaría la comuna", explicó Chavarría.
Así las cosas, en septiembre de 2014, consiguió que se emita una resolución municipal que dice textualmente: "Adjudicar a la firma Chavarría por $543.785,29 por la provisión de materiales del alumbrado público..."
Es decir, no habla de la mano de obra. Pero desde la comuna le seguían insistiendo en que debía facturar el total de la presupuestado originalmente, es decir $676.000, lo que incluía la mano de obra.
"Por eso hasta el día de hoy no cobré nada", dijo.
Es más, en agosto de 2015, un año después de entregada la obra, Chavarría se presentó haciendo reclamo administrativo previo, figura legal por la que se requiere un pago antes de iniciarle juicio al deudor moroso.
Y desde entonces le contestan: "Si querés iniciar un juicio hacelo nomás. Va a salir dentro de 10 años y ya no vamos a estar".
Chavarría relató por último que hace poco se entrevistó con el nuevo secretario de Gobierno, Juan Curz Curá, quien luego de analizar todo el expediente y lo actuado le confesó: "No sé por qué están emperrados en no pagarte".

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia


Gilgamesh Enkidu
Gilgamesh Enkidu · Hace 6 meses

se olvido del RETORNO está a la vista que si no transas con los corruptos te recontra re garcan. Haciendo realidad la Esperanza.... de la Justicia OLVIDATE- lamentablemente esos tambien se prenden a cambio de algun favor.


Se está leyendo ahora