*

Condenan e inhabilitan a un médico
El médico Héctor Ariel Grafinger (45) fue condenado a la pena de dos años y seis meses de prisión condicional e inhabilitación especial por cinco años por el delito de homicidio culposo en perjuicio de un joven paciente.
El 21 de junio de 2005, la madre de Paulo Alberto Siares se presentó en la comisaría del barrio San Remo para comunicar que su hijo había fallecido mientras dormía.
La autopsia determinó que el deceso de Siares se había producido por una septicemia por abdomen agudo y perforación de intestino delgado.
El 14 de junio de 2005, el joven había concurrido a la salita del barrio San Remo y el médico de turno lo derivó al hospital San Bernardo con diagnóstico de apendicitis para operación. Allí fue asistido y quedó internado hasta el día siguiente, en que le dieron el alta. Sin embargo, la víctima continuó con vómitos y fiebre y fue internado nuevamente el 20 de junio a la madrugada, siendo atendido en esa oportunidad por el doctor Héctor Grafinger. El médico le indicó que tomara un antiespasmódico abdominal y le dio el alta a las 6 de la mañana, sin dejar constancia en la historia clínica del ingreso ni de evaluación alguna. Finalmente, Siares falleció en su domicilio el 21 de junio, alrededor de las 7 de la mañana.
Ayer la jueza María del Milagro López, vocal de la Sala V del Tribunal de Juicio, condenó en proceso abreviado a Grafinger. Además, hizo lugar parcialmente a la acción civil instaurada contra el imputado.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...