Esta tarde condenaron a prisión perpetua a José Adrián Chilo, acusado de haber disparado a su expareja, Claudia Alejandra Sierralta Carrizo con el arma reglamentaria. El femicidio ocurrió el 20 de noviembre de 2014 en el barrio Santa Lucía de la ciudad de Salta. La víctima falleció como consecuencia de un shock hipovolémico. También se acusa a Chilo de haber efectuado disparos a tres hombres que se encontraban en el lugar e intentaron defender a la víctima.
Embed
Chilo y el Estado provincial deberán pagar la suma de 2.600.000 pesos por los daños y perjuicios causados. El femicida deberá hacer tratamiento psicológico.
Los jueces de la Sala IV del Tribunal de Juicio, Ana Silvia Acosta (presidenta), Norma Beatriz Vera y Roberto Faustino Lezcano (vocales), condenaron a Chilo por considerarlo autor penalmente responsable de los delitos de "femicidio agravado por el uso de arma de fuego en perjuicio de Claudia Alejandra Sierralta Carrizo, en concurso real con el delito de abuso de arma de fuego en perjuicio de Pablo Orona, Carrizo Emanuel Alejandro y Marcelo Allende".

Qué sucedió esa noche

Esa noche Claudia Alejandra Sierralta Carrizo se encontraba de pie en la vereda de la escuela Néstor Palacio. Se acercó a ella su expareja, José Adrián Chilo, con quien tenía dos hijos en común, y realizó dos disparos con el arma de fuego reglamentaria. El primer tiro impactó en el antebrazo derecho y el segundo, en la espalda. La víctima falleció a los pocos minutos como consecuencia de un shock hipovolémico.
Pablo Orona, Emanuel Alejandro Carrizo y Marcelo Allende, que estaban en el lugar, intentaron defender a la víctima, pero no pudieron, ya que Chilo también les disparó y debieron resguardarse.

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial

Comentá esta noticia


daniel cruz
daniel cruz · Hace 7 meses

Una basura menos en la calle pero hubiese sido bueno que después de matar a la mujer se pegara un tiro en la cabeza pero como todo violento son unos verdaderos putazos, sin armas no valen una mierda.

juan carlos lopez
juan carlos lopez · Hace 7 meses

Que suerte que hay varios descerebrados menos en la calle, ya que eran un peligro para la sociedad por volcar sus fracasos en forma muy violenta, pop


Se está leyendo ahora