El ministro de Energía y Minería, Juan José Aranguren, anunció ayer que los subsidios destinados por el Estado a la demanda de gas natural y electricidad caerán "a la mitad en la primera etapa" del ajuste, a principios de 2016.
Aranguren precisó que esa baja de subsidios irá acompañada por un programa para bajar entre un 10 y 15 por ciento del consumo total de energía.
"En total hoy estamos en 135.000 millones de pesos (en subsidios a la energía). Es aproximadamente 3 puntos del producto bruto interno. La idea es reducirlo a 1,5 puntos del PBI en la primera etapa, la mitad", expresó el funcionario nacional.
Así, la administración de Mauricio Macri recortará los subsidios a la demanda energética de 135.000 millones de pesos por año a 67.500 millones de pesos, con lo que las tarifas del gas natural por red y de la energía eléctrica aumentarían un 50 por ciento.
Se trata del cambio que realizará el Gobierno para la primera etapa de ajuste en las tarifas, plan que -según ya había adelantado Aranguren- comenzará a ser ejecutado ya desde el primer mes del 2016.
El ministro señaló que el plan está vinculado también con "una realidad que hasta hace unos meses no era tan conocida y que tiene que ver con que los precios internacionales de la energía están bajando".
Explicó el funcionario que esa situación es "muy importante" porque le permitirá al Gobierno de Macri reducir los costos de la energía vía importación de gas natural acompañado con una política de reducción de consumo, con un plan de racionalización.

¿Qué te pareció esta noticia?

Temas

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora