Una tensa situación se vive en la planta de Coca Cola. Ayer a primera hora se notificó el despido a 50 trabajadores, lo que generó una manifestación en el acceso a la planta. Cuando empezaba a anochecer se supo que la empresa acató una conciliación obligatoria y los empleados separados volvieron a sus puestos, mientras duren las negociaciones entre el sindicato y la embotelladora.
Los trabajadores bloquearon el ingreso a las instalaciones de Salta Refrescos desde temprano, en protesta por los despidos. Ayer a la mañana, el personal de seguridad de la planta ubicada en la avenida Chile no permitió el ingreso de 50 personas a sus puestos laborales, tras entregarles la documentación del despido.
La Secretaría de Trabajo de la Provincia dictó una conciliación obligatoria y hubo reuniones entre Sutiaga (Sindicato Único de Trabajadores de la Industria de Aguas Gaseosas) y la empresa, pero pasaron a un cuarto intermedio hasta hoy a la mañana.
Desde el gremio aseguraron que la empresa se negaba a acatar la conciliación obligatoria y a permitir que los despedidos sigan cumpliendo con sus tareas hasta que se negociara una salida.
Pero pasadas las 19, la firma emitió un comunicado en el que difundió que acataba la conciliación y que el trabajo se normalizaría a partir de las 22.
"Los empleados van a volver a trabajar normalmente mientras dure la negociación, que se extenderá por 15 días. Los de algunos turnos ya están entrando ahora", describió anoche a El Tribuno Juan Carlos Ortega, secretario general de Sutiaga.
Recién entonces los despedidos, sus compañeros y los referentes gremiales suspendieron la manifestación que habían mantenido durante todo el día en el acceso a la planta y permitieron la salida de camiones.

De todas las áreas

Los 50 despedidos representan al 10 por ciento de la plantilla total de 500 empleados que pertenecen a la firma Arca Continental, que en Salta se encarga de la producción y embotellamiento de la bebida cola.
Son 15 trabajadores de producción, 10 de expedición, 7 de mantenimiento, 10 preventistas y 3 repositores, entre otros, los que ayer se quedaron sin su fuente laboral.
Según el gremio muchos estuvieron en relación con la firma de hace algunos años y, en algunos casos, tienen más de tres décadas de antigüedad.
Es por eso que los trabajadores decidieron realizar la medida de fuerza, que fue acompañada por los demás compañeros que no fueron despedidos.
"Esto fue compulsivo y violento. El clima está enrarecido porque no contamos con respuesta alguna por parte de la patronal", dijo ayer a la mañana Juan Carlos Ortega.
Antes del mediodía llegó un delegado del Ministerio de Trabajo de la Provincia para convocar a una audiencia entre sindicato y patronal por el conflicto, que dejó sin operar a la embotelladora.
Ortega manifestó que "la baja en las ventas" es el argumento que les habían dado. "Dijeron que desde enero están bajando las ventas y que por eso reducían el personal. Si bien ahora repuntaron un poco, no ven con buenas perspectivas lo que queda del año. Es por eso que, si todo sigue tan mal en la economía, no debe sorprender que continúen los despidos", aseguró Ortega.
A las 11 comenzó el diálogo entre el sindicato y la patronal, en un encuentro en el que no hubo principio de solución. La reunión se suspendió al mediodía y se retomó a la tarde.
El sindicato buscaba que los despedidos siguieran trabajando y que después se arreglara alguna solución provisoria.
Como parte de la conciliación obligatoria, la situación debía retrotraerse hasta antes de los despidos y mantenerse sin cambios durante 15 días.
El gremio sostuvo que, en primera instancia la firma no aceptaba estas condiciones, pero luego accedió y permitió que los empleados retornaran a sus puestos. Por la noche volvieron a ponerse en marcha las máquinas que habían estado paralizadas durante todo el día.

Embed

“Hay menos pedidos”

Oscar Yañes, gerente de la empresa, dialogó con los medios de comunicación y calificó el despido de los 50 trabajadores como “doloroso”.
El gerente dijo que Salta Refrescos trabaja en 10 provincias argentinas. “Estamos produciendo menos cantidad, hay menos pedidos, y eso es por el actual contexto económico”, dijo Yañes en diálogo con Cadena Máxima.

Apoyo gremial

El Sindicato de Camioneros informó que ninguno de sus afiliados fue despedido de Coca Cola, pero que apoya el reclamo de Sutiaga.
“No nos despidieron ni un compañero. Si lo hicieran vamos a entrar en conflicto, sin dudas. Comprendo el malestar y la medida de fuerza de los compañeros de Sutiaga y acompañamos la lucha de cualquier trabajador”, dijo el secretario general de Camioneros en Salta, Jorge Guaymás.
“Pedimos que dejen ingresar a sus puestos a nuestros compañeros para que continúen con sus tareas”, decía ayer a la mañana Juan Carlos Ortega, de Sutiaga. Al final de la jornada se conoció que la empresa, en concordancia con la conciliación obligatoria, permitió que los despedidos accedieran a la planta.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia


BETU A SABER SABER
BETU A SABER SABER · Hace 4 meses

A benito CUL--- ROT-- camelo son PADRES DE FAMILIA , penza un poco PELOT----

BETU A SABER SABER
BETU A SABER SABER · Hace 4 meses

A benito CUL ,, ROT.. camelo te brota la embidia .SON PADRES de familia PELO...-

PESCADOR CHURITO
PESCADOR CHURITO · Hace 4 meses

Ojala así aprendan a valorar el trabajo que tiene, ganan sueldos de Médicos y son unos vagos y soberbios, se la pasan haciendo tiempo en la estación de Servicio de Limache. Ahora quieren que todos los apoyen, aguante el Negro Yañes y su sonrisa Falsa. (Loro de Hombro porque te endulza el oído y te caga la Espalda). Porque no se solidarizaron cuando echaron a los de Beta?

PESCADOR CHURITO
Ricardo Guberguis
Ricardo Guberguis · Hace 4 meses

Ojalá así trabajara el sindicato de empleados de Comercio. Que no defiende a nadie.-


Se está leyendo ahora