El mundo editorial se conmovió el jueves por el asesinato del gerente de la tradicional Sigmar, Roberto Chwat , de 67 años. El reconocido hombre fue una víctima más de las habituales "entraderas" que asuelan el Gran Buenos Aires.
Según fuentes policiales, todo comenzó cerca de las 21 cuando Chwat regresaba a su casa de Vicente López a bordo de un Volskwagen Passat. "Abrió el portón eléctrico, ingresó el auto y en ese momento fue sorprendido por dos delincuentes que descendieron de un auto y lo amenazaron con armas para robarle", contaron efectivos.
"Llamá a la policía, entraron", llegó a avisarle a su esposa desesperado ante la presencia de los delincuentes armados. No se bajó del auto. Quizá para escapar o reducir a los ladrones, puso marcha atrás. Pero mucho más no pudo hacer porque pocos segundos después recibió un balazo. La empleada doméstica alcanzó a activar el botón antipánico de la alarma.
La casa es un chalet de dos plantas que cuenta con fuertes medidas de seguridad, entre ellas un portón que impide que se pueda ver hacia adentro, un moderno sistema de cámaras de seguridad y alambre electrificado en la parte superior de las rejas.
Se cree que Chwat se resistió al robo, forcejeó y accionó el control remoto del portón del garaje para cerrarlo, lo que pudo haber generado nerviosismo en los delincuentes, uno de los cuales le dio un balazo.
El disparo ingresó por el brazo izquierdo y le atravesó el tórax, por lo que cayó gravemente herido al piso, dijeron las fuentes policiales.
Después de disparar, con el portón del garaje cerrado, los ladrones abrieron una puerta y pasaron por la cocina. Su trayecto y sus rostros fueron grabados por las cámaras de seguridad que hay instaladas en chalet de Lisandro de la Torre 1640, a tan solo cinco cuadras de la quinta presidencial de Olivos.
Para escapar, rompieron un vidrio de blindex de la puerta principal y saltaron por la reja perimetral, ante la mirada de dos vigiladores privados que se hallaban dentro de sus garitas, ubicadas a solo 50 y 30 metros de la vivienda del gerente de Sigmar.
Esos empleados contaron luego a la Policía que los ladrones dispararon varios balazos contra el frente de la casa del gerente, aparentemente con intenciones de amedrentar a otros vecinos.
Los delincuentes huyeron del lugar inmediatamente a bordo de un auto blanco que los esperaba a pocos metros de allí, con un tercer cómplice, mientras que Chwat fue auxiliado por su esposa y por una empleada que se hallaban dentro de la casa.
El hombre fue trasladado de urgencia al Hospital de Vicente López, donde finalmente murió cerca de las 22.30 como consecuencia de las heridas provocadas por el balazo.
Los policías secuestraron las imágenes de distintas cámaras de seguridad, no solo de la vivienda del hombre asesinado sino también de al menos cinco casas vecinas, para intentar identificar a los delincuentes autores del asesinato del reconocido hombre del mundo editorial.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia


tiziano  ferio
tiziano ferio · Hace 1 mes

lamentablemente el que es rico en Bs As, tiene que estar las 24 horas acompañado por varios guardaespaldas porque los delincuentes deben tener un mapa de las residencias donde habitan los más pudientes


Se está leyendo ahora