Un policía de la División Vial disparó su arma reglamentaria contra sí mismo en la mañana de ayer, en un baño del destacamento de Lumbreras, en un lamentable hecho con escasos precedentes en esa fuerza.
Las causas de la dramática decisión se están investigando, informaron desde la oficina de prensa de la Policía de Salta.
El lamentable suceso, que conmocionó a la fuerza de seguridad, se produjo cerca del mediodía.
El sargento Cristian Álvarez, de 33 años, quien habitaba una pequeña pieza contigua al destacamento policial, se hallaba de franco de servicio en el momento del hecho.
Según una fuente de la fuerza, Álvarez ingresó al baño de la dependencia, pero antes saludó afectuosamente a sus colegas, por lo que su ingreso no llamó la atención de ninguno de los uniformados que estaban en ese momento en las oficinas.
Sin embargo, el clima de tranquilidad cambió completamente minutos después cuando se descerrajó un disparo en la boca y el estruendo del arma se escuchó en toda la dependencia. Inmediatamente sus compañeros lo auxiliaron y solicitaron una ambulancia al hospital zonal.
El proyectil le produjo una gravísima lesión.
El uniformado fue trasladado de urgencia hacia la ciudad de Metán y una hora después fue nuevamente trasladado hacia el hospital San Bernardo de esta capital, en código rojo, donde finalmente a las 18.55 dejó de existir.
Fuentes hospitalarias confirmaron anoche la muerte del sargento por paro cardiorrespiratorio por herida de arma de fuego.

Enorme pesar en la fuerza de seguridad

La noticia de la muerte del sargento fue recibida anoche con hondo pesar, sobre todo por los compañeros de la Unidad Regional 3 de Metán y los que se desempeñan en Lumbreras, último destino del fallecido policía. Hubo profundo hermetismo de la fuerza con respecto a este tema, no obstante, se supo que ya se inició una investigación.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...