La noticia de la detención del concejal Alejandro Maurín corrió a velocidad luz en Profesor Salvador Mazza, ayer. Pero a pesar de la conmoción que causó entre los vecinos, para muchos de ellos era la noticia esperada.
Desde el 14 de febrero, cuando Gendarmería secuestró 267 kilos de cocaína y la Justicia pidió la captura del concejal Mauricio Gerónimo, corría el rumor en el pueblo de que un segundo edil podría estar involucrado en el caso.
El edil estaba interinamente a cargo de la presidencia del Concejo Deliberante. La titular del cuerpo, Ivana Soria, había asumido al frente de la Municipalidad ya que el intendente Rubén Méndez pidió licencia.
Ayer, poco antes de las 9, Maurín salió de su casa en Salvador Mazza rumbo a Tartagal para entrevistarse con su abogado. Gendarmería ya seguía sus pasos. Cuando llegó al puesto de control de Caraparí lo detuvieron. Fue llevado al Escuadrón 54 de Aguaray y luego a Orán. A las 15 fue trasladado en avión a Salta capital.
Hoy podría ser indagado por el juez Julio Bavio y el fiscal federal Ricardo Toranzos.
La investigación
Hace dos años, Gendarmería y la Fiscalía Federal Nº1 de Salta recibieron información calificada sobre una red de narcotráfico. A partir de entonces se inició la investigación que logró desbaratar la narcobanda.
Durante todo este tiempo la investigación estuvo a cargo de dos cuerpos de Gendarmería: la Unidad Especial de Procedimientos Judiciales y el Centro de Reunión de Información, ambos de Salta. Las tareas fueron coordinadas por las Fiscalías Federales de Salta y de Orán, así como el Juzgado Federal Nº1 de Salta.

Unos 20 miembros y una gran logística

Una decena de vehículos, gran cantidad de dinero y celulares tenía la banda. La Justicia estima que como mínimo unas 20 personas integraban la banda de narcotraficantes que comenzó a ser desbaratada tras los operativos de Sinsacate (Córdoba), en noviembre, y Monte Quemado (Santiago del Estero), el pasado 14 de febrero.
De ese número de miembros, varios están prófugos -como el concejal Mauricio Gerónimo y el empresario boliviano Wilson Maldonado Balderrama-, mientras que otros aún no fueron detenidos porque faltan completar los trámites previos.
La organización criminal que traficaba cocaína y marihuana sacándola desde Argentina hacia el mundo contaba con una logística importante, que incluye al grupo que operaba en Bolivia y a quienes lo hacían en nuestro país.

Avionetas para las lluvias de drogas figuran a la cabeza del listado.

Le siguen al menos una decena de vehículos que fueron secuestrados solo en los dos operativos mencionados: dos camiones que eran acondicionados con doble fondos para ocultar la droga; cinco camionetas, todas 4x4; tres autos -uno de ellos de alta gama-, y una moto. También les secuestraron más de medio millón de dólares y grandes sumas de dinero en pesos.
Un dato que llama la atención: en ambos operativos se encontraron numerosos celulares -incluso aparatos satelitales- y más de un centenar de tarjetas para teléfonos móviles, que aparentemente usaban y descartaban para evitar ser rastreados.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia


Alicia  Yañez
Alicia Yañez · Hace 9 meses

TAMBIÉN DEBERÍAN EXTENDER LA INVESTIGACIÓN AL CHACO SALTEÑO:SANTA VICTORIA ESTE,RANCHO EL ÑATO...

ALBERT LUIS
ALBERT LUIS · Hace 9 meses

INVESTIGUEN UNA CADENA DE CARICERIAS.....FRIGORIFICOS ALLA Y EN LA CIUDAD CAPITAL......EN ORAN ....TARTAGAL....................Y CONEXIONES EN EL DPTO ....ANTA....DUEÑOS DE FINCA .....Y SEUDO-EMPRESARIOS......EN J V G...............................


Se está leyendo ahora