Estados Unidos conmemoró ayer el 15 aniversario de los atentados del 11 de septiembre de 2001 con sobrios y emotivos actos en honor a las víctimas de los peores ataques terroristas en su territorio, que cambiaron el mundo para siempre.
Casi 3.000 personas murieron el 11 de septiembre de 2001, cuando 19 atacantes suicidas de Al Qaeda secuestraron cuatro aviones de línea y los estrellaron contra las Torres Gemelas de Nueva York, el Pentágono, en Washington, y sobre un campo de Shanksville, en Pensilvania.
Era el primer ataque extranjero en territorio continental de Estados Unidos en casi dos siglos, y motivó luego las invasiones de Afganistán (2001) e Irak (2003), lideradas por Washington, y en donde la guerra sigue causando estragos más de una década después.
El aniversario se produjo en medio de una dura batalla electoral por la Casa Blanca entre la demócrata Hillary Clinton y el republicano Donald Trump.
Aun 15 años después de los atentados, su efecto perdura en los conflictos que asolan a Libia, Siria y varios países de Medio Oriente, que son un caldo de cultivo para los grupos afiliados a Al Qaeda, en tanto se han multiplicado ataques inspirados por el grupo yihadista Estado Islámico.

Clinton, acalorada

Trump y Clinton suspendieron sus respectivas campañas para asistir a la ceremonia en Nueva York.
La aspirante demócrata, de 68 años, abandonó temprano la ceremonia tras sufrir un "agobio de calor", por lo que se retiró al departamento de su hija Chelsea, donde ya "se sentía mucho mejor", informó un vocero de su campaña en un comunicado.
El incidente seguramente tendrá repercusiones en la contienda electoral, teniendo en cuenta que Trump ha afirmado reiteradamente que Clinton no tiene el temperamento y no está físicamente apta para ocupar la Casa Blanca.
Los familiares de las víctimas, que apenas aguantaron las lágrimas, leyeron como cada año los nombres de cada uno de los muertos en Ground Zero, Nueva York, el sitio donde se erigían las derribadas Torres Gemelas del World Trade Center. En su lugar, ahora hay un museo, un memorial y se levanta la Freedom Tower (Torre de la Libertad).

Momentos de silencio

La ceremonia de ayer marcó seis momentos de silencio para recordar los impactos de los aviones contra las torres, la caída de cada una de ellas, el choque del tercer avión contra el Pentágono y la caída del cuarto en Pensilvania.
Aquel día nefasto, 2.753 personas murieron en Nueva York, 184 perecieron en el Pentágono, y 40 más en Pen

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora