"Mi nombre es Mario Juliano, tengo 60 años y hace 18 que me desempeño como juez penal. Nunca consumí sustancias prohibidas, habitualmente conocidas bajo el rótulo de drogas". Así arranca una columna de opinión del juez penal Mario Juliano. En el escrito, de tono intimista, el magistrado reveló por qué decidió apoyar la despenalización del consumo de estupefacientes, tras conocer la experiencia de su hija Luz, una activista consumidora que promueve la legalización del "autocultivo para consumo personal y medicinal".
Juliano confiesa que el comportamiento de la joven abogada, de 31 años, "en otras épocas hubiese concitado la preocupación familiar, el temor a ver a nuestros hijos sumidos en el vicio, frustrando su juventud".
"Hubiésemos consultado a especialistas y, si mal no venía, la hubiésemos obligado a realizar un tratamiento (internación incluida) para encarrilar su vida", admite el magistrado.
Sin embargo, revela su postura actual: "Estoy orgulloso de mi hija y de su opción de vida, y tengo la certeza de que difícilmente se verá involucrada en situaciones riesgosas relacionadas con las drogas".
A lo largo de la columna, publicada por el sitio Cosecha Roja, Juliano relata que su hija le hizo conocer otras personas que también cultivan y consumen marihuana. "Deportistas, artistas, comerciantes, empleados, padres y madres de familia, hijos, tíos, sobrinos. Personas que se levantan todos los días temprano para ir a trabajar y procurarse el sustento", define.A lo largo de la columna, publicada por el sitio Cosecha Roja, Juliano relata que su hija le hizo conocer otras personas que también cultivan y consumen marihuana. "Deportistas, artistas, comerciantes, empleados, padres y madres de familia, hijos, tíos, sobrinos. Personas que se levantan todos los días temprano para ir a trabajar y procurarse el sustento", define.
El magistrado confiesa que estos encuentros le enseñaron "que detrás de esta opción de vida existe una profundaluchapor afianzar los beneficios de la libertad, como manda el Preámbulo de la Constitución".
"Sin ser consumidor y sin que esa posibilidad se encuentre dentro de mis planes, me he convertido en un militante más por la despenalización del consumo, por la progresiva legalización de las sustancias, por la regulación de los mercados como estrategia de contrarrestar las redes mafiosas delnarcotráficoy para sacar de la cárcel a las personas que se encuentran indebidamente privadas de la libertad por estas razones", concluyó el juez.
La columna pone de manifiesto el debate de los últimos años sobre la despenalización del consumo de los estupefacientes, en el que se expresa una tensión existente entre la visión de permisividad y tolerancia hacia el uso personal- que se refleja en el fallo Arriola de laCorte Suprema- y la postura punitivista que sostiene el texto de la ley.

El relato de la hija

También hablando en primera persona, Luz Juliano contó en un texto su experiencia con la marihuana, que comenzó hace 10 años. "Desde el comienzo me interesé por el cultivo de la planta y poco a poco fui aprendiendo y mejorando", afirma.
"Mi papá es juez penal, y yo estudié derecho siguiendo su ejemplo y siempre siguiendo sus enseñanzas. Me siento muy orgullosa de su apoyo a la causa del cannabis""Mi papá es juez penal, y yo estudié derecho siguiendo su ejemplo y siempre siguiendo sus enseñanzas. Me siento muy orgullosa de su apoyo a la causa del cannabis"
, describe la abogada, subrayando que aprender a cultivar cannabis le enseñó "a tener paciencia y saber esperar" y a fijarse "en los detalles, prestar atención y respetar la naturaleza".
"Cultivo mis plantas porque no quiero recurrir a un transa que me va a vender un producto de mala calidad. El hecho de que tener plantas sea ilegal te obliga a convivir con ciertas dificultades y temores. Pero se que no estoy haciendo nada malo, no perjudicó a nadie. ¿Porque tengo que seguir una ley sin sentido?", cuestionó.
Embed

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...