Para saber cómo limpiar tu rostro según la piel que tengas, solo debes prestar atención a estos sencillos tips.
Piel grasa
El objetivo para las pieles grasas será desalojar a tu rostro de tanto aceite y liberar los poros para que respiren, pues este tipo de pieles tienden a recoger la suciedad del ambiente.
Para hacerlo, no hay nada mejor que lavarte la cara con un jabón suave o con un limpiador especial para pieles grasas. Para finalizar, recuerda lavar tu cutis con abundante agua fría y limpia.
Luego de secar delicadamente tu cara, puedes aplicar un tónico como el agua de rosas, perfecto para refrescar tu piel y su acción curativa te ayudará en caso de que tengas acné.
Piel seca
Si no cuidas tu piel seca, terminarás teniendo arrugas prematuras y líneas finas antes de lo esperado.
Los limpiadores suaves son lo mejor, por lo tanto, una buena idea es usar jabón o loción limpiadora. Para este tipo de piel se recomienda una limpieza al día, por las noches, para eliminar todo resto de maquillaje y preparar la piel para la hidratación.
Piel mixta
Si tienes piel mixta deberás atender a sus necesidades especialmente.
Lava tu rostro y aplica el limpiador masajeando suavemente, y luego enjuaga con agua fría. Para completar y tratar el área grasa, coloca ácido salicílico sobre la parte más aceitosa cada dos días.
Ya ves que no es nada difícil limpiar tu rostro según tu tipo de piel. A prestar atención.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia