El sábado pasado, una niña de 4 años falleció afectada por una meningitis. Comenzó dos días antes con los primeros síntomas: dolor de cabeza intenso, fiebre y vómitos. Sus padres la llevaron de inmediato al hospital y los profesionales no observaron ningún otro síntoma ni signos neurológicos que hicieran sospechar la presencia de meningitis.
Regresó a su casa y, según contaron sus familiares, jugó normalmente ese día.
Pero pasado el mediodía del viernes ingresó nuevamente al hospital en delicado estado, por lo que a las 17 se hizo el traslado en helicóptero al Hospital Materno Infantil de la capital, por la gravedad del cuadro.
Lamentablemente, nada se pudo hacer frente a la agresividad de la enfermedad y falleció a las 22 del sábado, con el diagnóstico de meningoencefalitis.

En la escuela

La nena asistía al prejardín del colegio San Francisco, lo que provocó la lógica preocupación de los padres de los compañeros de sala de 4 años.
Un par de horas ante del fatal desenlace pidieron una reunión con autoridades del hospital Juan Domingo Perón para evacuar todas sus dudas.
Paralelamente, las familias de los niños del jardín se encontraban en la plaza San Martín realizando una colecta para ayudar con los gastos que la permanencia de la niña demandara en Salta. Fue allí donde los padres de la menor recibieron la terrible noticia del fallecimiento de su única hija.
El estado de salud se había hecho público en la ciudad a través de las redes sociales, por lo que durante esos días hubo cadenas de oración.

Dolor en primera persona

Vladimir (35), el papá de la nena, y su esposa Viviana, quienes residen en villa Saavedra, contaron: "Ella se sintió mal el jueves, la llevamos a la guardia del hospital porque la atención era más rápida que en el consultorio. La vio el médico de guardia y le dio Ibuprofeno, tras lo cual la trajimos a casa y estaba mejor".
"Pero el viernes se puso muy mal y comenzó a convulsionar, por lo que la llevaron a Salta en el helicóptero, pero falleció por un paro cardíaco a las 10 de la noche. Mi hija sufrió mucho desde el viernes y yo siento que estoy como en un mal sueño del que no puedo salir", contaron con dolor.
Mientras tanto, el padre de un alumno del prejardín del mismo colegio explicó: "En la reunión del hospital solo ingresaron los padres de los compañeros de la nena, pero los de las otras salitas compramos el antibiótico que nos indicaron porque no tenían para entregarnos".

Las medidas adoptadas

La gerente del hospital de Tartagal, Gladys Paredes, precisó que “fue atendida en la guardia el jueves porque presentaba fiebre, pero ningún otro síntoma ni signo neurológico y regresó a su casa. El viernes a las 13 ingresó nuevamente en delicado estado, por lo que fue trasladada vía aérea a la ciudad de Salta, donde estuvo en la terapia con diagnóstico de meningoencefalitis. La médica terapista explicó que se estaban esperando los resultados de los cultivos que se le practicaron luego de la punción lumbar, con el objeto de determinar si se trató de un virus o una bacteria”.
Se informó que podría tratarse de un hemófilo, pero es necesario esperar el resultado definitivo. “Lamentablemente se produjo el desenlace antes de que se conocieran esos resultados”, señaló Paredes.
Explicó que, como lo establecen las normas de salud, “se hizo la profilaxis a todas las personas que compartieron 4 horas diarias o 25 semanales con el enfermo”.
“Por ese motivo citamos a todos los padres de los nenes de esa salita en particular y se administró el antibiótico que corresponde para estos casos”, señaló.




¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia


Franco Cardozo
Franco Cardozo · Hace 1 mes

Los médicos de ahora ya no saben dianosticar enfermedades y a veces no hay voluntad para éso, éso es la pura verdad.


Se está leyendo ahora