Esta semana está previsto que se inicie la construcción de las cinco aulas faltantes en el colegio secundario 5.073 de Rosario de Lerma, que motivó que parte del alumnado de este establecimiento, desde principios de año, tome clases en improvisadas aulas en el galpón del Sindicato de Empleados y Obreros Municipales (SOEM).
El presupuesto inicial contempla 5 millones de pesos. La obra estará a cargo de la empresa Ken. Según las especificaciones técnicas, la ejecución de la construcción demandará 210 días corridos. Es decir que si todo marcha como fue planificado, recién a mediados del próximo año estará concluida la obra.
"Dentro de todo es una gran noticia comenzar con esta construcción. Así vamos a poder funcionar como un secundario integrado y no disgregado ediliciamente. Fueron años de tener que dar clases en un sector de la ciudad y en otro", enfatizó la directora del establecimiento, Beatriz Morales.
Aunque la obra ya está adjudicada y con plazos para su edificación, el colegio secundario seguirá durante este año y parte del ciclo lectivo venidero con cinco aulas de durlock en el galpón alquilado al SOEM.

Estarán todos juntos

"La verdad es que los plazos de licitación llevaron varios meses. Recién el próximo año podremos utilizar esas aulas que se construirán. Lo positivo de esta situación es que los alumnos ya no estarán lejos de su colegio. Si esperamos tantos años, tendremos que armarnos de paciencia por unos meses más", agregó la directora. El anexo funciona desde hace años en una vieja casona y en ese edificio se produjeron serios daños por las lluvias del último verano.
Las cinco aulas se edificarán en el predio del colegio, ubicado entre el Barrio Torino y Rastreador Fournier. En la actualidad, el edificio posee diez aulas, una biblioteca (donde también se improvisó un aula por falta de espacio) baños y un gran patio. La nueva construcción abarcará las dos alas laterales de la institución educativa. De un lado se levantarán dos aulas y las tres restantes en el otro sector.
Quedará espacio para futuros laboratorios, nuevos baños y quizás, algún día, un salón de actos como se merecen los alumnos y los profesores de este colegio, que tiene ya 25 años de servicio educativo.
El terciario debe esperar
El año pasado, unas grietas en las aulas del anexo del secundario 5.073 originaron la clausura del viejo edificio ubicado sobre la calle 9 de Julio, 
en pleno centro de Rosario de Lerma.
En el mismo edificio funcionaba, en horas de la noche, el instituto terciario 6.026, en el que se dicta el Profesorado para la Enseñanza Primaria, con modalidades diferentes.
Al igual que las cinco divisiones del secundario, el terciario debió trasladarse al mismo galpón donde se levantaron las improvisadas aulas.
Y como el edificio del anexo no está en remodelación, el terciario seguirá, hasta nuevo aviso, en el galpón del gremio de los municipales, según las previsiones oficiales.
Los fondos destinados para la reparación de las aulas del anexo clausurado no alcanzan para completar la totalidad de aulas que necesita este establecimiento, en el que se prepara a los futuros docentes y profesores de nivel primario.

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora