La información es contradictoria: para algunos sitios de internet hoy culmina la "Semana del Malbec", para otros (Wikipedia) será el próximo domingo, 17 de abril, cuando se festeje el Día Mundial del Malbec, conmemorando la fecha en que el presidente argentino Domingo Faustino Sarmiento anunció su propuesta de transformar la industria del vino del país.
Como fuere, yo le recomiendo al lector que aproveche la excusa y le meta al tinto las dos semanas, y las que siguen, porque -como viene la mano- en los tiempos que se avecinan, será difícil encontrar otras caritas alegres más que la de los despreocupados cultores de Baco.
Ni los K, ni los anti-K andan muy felices, ya que entre ellos se tirotean a ver bien quien es más corrupto.
Se escucha como si la hinchada de uno gritara "goool" cada vez que se le descubre un chanchullo al otro equipo.
Claro está que la comparación no parece equitativa si tenemos en cuenta que de un lado hablamos de un ejército saqueando las arcas públicas durante doce años y del otro de un millonario que integra un directorio de una sociedad en el exterior con 2000 dólares de capital.
Muchos le avisamos a Macri que si lo mandaba a Del Sel de embajador a Panamá, algún quilombo grande se iba a armar!
Los filósofos de la política, desde Maquiavelo a Umberto Eco, pasando por nuestro inefable filósofo vernáculo-kirchnerista Ernesto Laclau, hablan de la necesidad de "construir un enemigo".
"Todo el mundo necesita tener un enemigo", nos dice Umberto Eco, "los países, los sistemas, cada uno de nosotros. Y si no existe el enemigo hay que inventarlo, es una figura imprescindible, un antagonista que nos permite definir nuestra identidad y medir nuestro sistema de valores".
Macri afronta un grave problema: ­los enemigos se están matando entre ellos!
Lázaro contra Alicia, Echegaray contra Lázaro, Piccheto contra Cristina, Máximo contra Pichetto, Schiavi contra Jaime, Jaime contra De Vido, D''Elia contra Ottavis, Fariña contra todos, etc. (sin contar las viejas peleas de sciolistas contra kirchneristas, Aníbal Fernández contra Florencio Randazzo, etc.)
A los del Frente para la Victoria comenzaron a llamarles "zapato de vidriera" (porque tienen al compañero guardado).
También dicen que Néstor cuando conoció a un pobre empleado de banco le dijo: "Lazaro levántate y anda". Lázaro fue y se levantó como 10.000 palos.
El estigma de su nombre bíblico lo llevó a convertirse en un gran constructor de bóvedas y mausoleos.

Bajemos un cambio

Los de M, si bien no ofrecen tantos flancos por el lado de la corrupción -todavía-, a la hora de hablar son bastante chapuceros.
¿Cómo se le ocurrió decir a Gustavo Dietrich, el ministro de Transporte, que los aumentos representan poca plata?
Se ve que nunca subió a un bondi, tomó un tren de los de Jaime o descendió a las oscuridades del subte porteño.
Se podrá decir que -sin embargo- usa un decoroso medio de transporte: una modesta bicicleta, que está al alcance de todos.
Especialmente la que usa el Ministro: una Tern Link D7i, 7 Cambios Internos y, 10 segundos de tiempo de plegado.
Se consigue en el mercado (ahora que se liberó la importación) al módico precio de $29.500.
Si elegimos al ministro de transporte porque sabe andar en bicicleta, al de economía habría que buscarlo por su manejo en el uso de alcancías.
En el Pro, ya que tienen bicicletas con tantos cambios, podrían empezar bajando uno o seis: a la velocidad que vamos, se van a llevar a todos los transeúntes por delante.
Claro, si uno va manejando un Porsche 918 Spider peso ligero (USD un millón), quizá no vea a los pobres peatones que van cayendo en el camino. A esa velocidad tampoco se percibe el caldo de cultivo que se va gestando, con riesgo de estallido social.
Una cosa es el ajuste, después de tanto desbarajuste y otra el ajuste desalmado, que pagan solamente los más desposeídos.
Es inadmisible el coctel de despidos, aumento de los alimentos, del gas, la luz, el transporte, etc. cuando aún no se produce el efecto morigerador de las paritarias.
¿Había tanta urgencia en aumentar los medicamentos del PAMI?
Máxime si dicen que son los de poca salida.
Un obrero recibe un telegrama por Correo Argentino. Le muestra a un amigo, fijate, acá me dicen: "Macri Techo y Trabajo". El amigo lo mira y le dice: lee bien Pedro, acá dice "Macri te echó del trabajo".
La corrupción no deja títere con cabeza.
Hasta hace poco los argentinos nos enorgullecíamos de tener a alguien como Messi y lo llenábamos de alabanzas: ­Alabado Messi!
Hoy cambiamos por: "Messi ¿ha lavado?".
Hablando de lavado, parece que cierra la fábrica Oyarbidet, luego de una década de eficaz limpieza de traseros.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia


conrad telfer
conrad telfer · Hace 7 meses

me parece un problema cultural en fondo, y por allí lo tendría que cambiar. cuantas décadas de lo mismo! mira peru, q hoy votaria la hija de un corrupto q fue preso, que ni presenta con apellido por todo q significa, y quien curiosamente se llama kieko! mas K!

conrad telfer
conrad telfer · Hace 7 meses

gracioso y amargo! espero q las cosas cambien, argentina salud!


Se está leyendo ahora