Con menos recaudación y más deuda, el Estado "tampoco llega a fin de mes", afirmó un análisis de economistas de la consultora GraN MaKro.
Los economistas Alejandro Robba, Emiliano Colombo y Andrés Salles, para quienes "la recaudación de junio solo se incrementó un 24% en términos nominales, pero sacando el efecto de la elevada inflación, cayó 13,3% en términos reales, siendo la peor marca desde noviembre de 2002. Ello se debe en primer lugar a los recortes de impuestos como ganancias (elevación mínimo de Ganancias y devoluciones) que solo subió un magro 13,8%, y la eliminación de retenciones a las exportaciones, cuyo impuesto se derrumbó 52,8%". El informe destaca que "entre ambos impuestos, el Gobierno resignó en solo 6 meses $55.000 millones", y que además de "ello el impuesto a los bienes personales solo subió en junio (+29%) al igual que la ganancia mínima presunta +17%)". Para los especialistas, esta situación "evidencia que el sistema tributario se está volviendo más regresivo cobrando menos a los que más pueden (ganancias y campo) y más a los que menos tienen (consumo y trabajo)".
"Los impuestos que más suben nominalmente, pero menos que la inflación, son justamente los que afectan al consumo como el IVA (+40%), débitos y créditos (+28,3%), impuestos a los combustibles (+55%) y al trabajo, como los aportes personales a la seguridad social (+38%)", dijeron.

Otros rubros que sienten la inflación

La recaudación del IVA y la canasta básica también fueron perjudicados. El consumo y la confianza del consumidor se siguen retrayendo. La recaudación del IVA-DGI subió en junio 38%, mucho menos que la inflación, dicho mes, reportada por CABA (+44%), dando muestras de que el consumo sigue retrayéndose. Además, las ventas minoristas de CAME reportaron una caída en junio de 9,8% respecto a igual mes del año anterior. La retracción es más aguda justamente en el consumo de bienes durables como electrodomésticos y artículos electrónicos (-19%) que golpea a la clase media. Pero la abrupta suba en la canasta básica hizo que hasta se deje de comprar alimentos (-3%). Los consumidores siguen pesimistas, ya que en julio el índice de confianza que elabora la Universidad Di Tella cayó 22% respecto al mismo mes del año 2015.
La dinámica de financiar con deuda recortes de impuestos terminarán en un callejón sin salida, si la economía no empieza a crecer para generar recursos genuinos para pagar la deuda. Cada vez hay menos ingresos y a los trabajadores les cuesta llegar a fin de mes.

¿Qué te pareció esta noticia?

Temas

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora