Hace diez días los medios nacionales dieron amplia difusión y con títulos tipo catástrofe a los operativos realizados en el Municipio de Bahía Blanca (aunque sobre rutas nacionales) en virtud de los cuales se multó e inhabilitó a 9 choferes que manejaban "drogados". Los choferes conducían ómnibus transportando los conocidos contingentes de estudiantes en su viaje de egresados. La denuncia habría partido de padres de alumnos que habrían advertido el "extraño" comportamiento de los conductores. Los choferes dieron positivo en los análisis que se les realizaron.
El tratamiento de la información y los comentarios de los lectores hablan de una supina ignorancia sobre el tema que pretenden debatir. Hasta algunos salteños se vieron sorprendidos por el dato de que los análisis de laboratorio no permiten discernir entre consumo de hojas de coca y cocaína. Efectivamente es así, aun cuando las hojas de coca son solo uno de los 16 ingredientes de la cocaína, contiene el mismo principio activo que es el que se detecta, salvo exámenes más exhaustivos. Hay otro dato que quienes no coquean desconocen: el consumo de hojas de coca no impide el sueño ni quita el apetito (todos los salteños seríamos flacos). Simplemente "ayuda" a permanecer despierto o sin comer, con efectos muy similares a los del mate, el café o el cigarrillo.
Ahora bien, ¿las hojas de coca pueden considerarse "estupefaciente"? Lamentablemente figura en el listado anexo a la Convención Única sobre Estupefacientes de las Naciones Unidas. Sorprende esta inclusión, pues con ese criterio deberían estar las amapolas, la lavanda, la salvia, la cascara de banana y otra serie de vegetales a los que se les atribuyen efectos alucinógenos. Bien decía el Cuchi Leguizamón que considerar drogadicto al que consume hojas de coca es como considerar borracho al que come uvas.
Sin embargo el tema también ha sido malogrado en la legislación argentina, donde las hojas de coca, están incluidas en el listado de estupefacientes. Recientemente un Decreto de Cristina Kirchner lo ratificó (Dto. 722/10) incluyendo a la hoja de Erythroxylum coca, que es el nombre de nuestras humildes hojitas.
Pero se preguntará el lector ¿entonces es ilícito coquear o tomarse un tecito? No, porque en el año 1989, diputados salteños lograron que en la Ley N´ 23.737, se incorporara el siguiente artículo: "Art. 15 Ä La tenencia y el consumo de hojas de coca en su estado natural destinado a la práctica del coqueo o masticación, o a su empleo como infusión, no será considerada como tenencia o consumo de estupefacientes". Claro que quedo un gran bache legal, porque si bien se permite el coqueo las hojas deben caer del cielo; ya que sigue prohibido su cultivo e importación.
Por último ¿laboralmente puede ser sancionado por coquear un trabajador? No. Pero esta respuesta prometo desarrollarla en la próxima nota, porque en ésta ya se nos acabó el espacio.
Consultas: Balcarce 1229 - Teléfono (0387) 4220503 o 155720505 o escribir a: neilbuhler@hotmail.com

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora