El juicio contra Arias, un marplatense de 34 años, se llevó adelante en la Sala IV del Tribunal de Juicio, con intervención del juez, Roberto Lezcano. Abierto el debate, el acusado se negó a prestar declaración y su defensa sólo presentó a familiares como testigos de su inocencia.

La fiscalía presentó numerosas pruebas en contra de Arias, tanto documentales como testimoniales, entre ellas, la de los de peritos, policías y las declaraciones que la víctima brindó oportunamente en sesiones de Cámara Gesell.

El caso se inició a partir de la denuncia del padre de una menor de 13 años, quien reveló haber sido violada por tres sujetos que la habían raptado en la vía pública el 4 de junio de 2015, versión que posteriormente desmintió. La niña dijo que había inventado lo del secuestro para ocultar el abuso que sufrió a manos de un sujeto, a quien había conocido por la red social Facebook.

La menor sostuvo que a través de distintos chats que mantuvo con el acusado, éste logró hacerse de fotografías suyas en poses íntimas, las que luego utilizó para forzar un encuentro en la vía pública, en inmediaciones del barrio Libertad.

Tras el encuentro, y según lo ventilado en el debate, Arias sometió a la menor en su vehículo, para luego desaparecer. La Unidad de Delitos contra la Integridad Sexual, llevó adelante una compleja investigación que permitió relacionar a Maikol Arias, nombre con el cual se presentó el imputado, con su verdadera identidad.

Una vez detenido, y luego de la realización de otras medidas probatorias, la causa fue elevada a juicio. En el debate, el fiscal Torres Rubelt siguió adelante con la hipótesis criminal, la cual fundamentó con la presentación de una serie de capturas de pantalla, todas ellas extraídas de los chats iniciados por Arias.

Acoso sistemático

En su alegato, Torres Rubelt expuso las conversaciones que mantuvo el acusado en los diez días previos al abuso de la menor. Del análisis de los chats, la fiscalía reveló que Arias le habló de "amor" a la menor en 217 oportunidades.

Asimismo, expresó que en 29 ocasiones, Arias le pidió a su víctima fotos desnuda, mientras que en otras 26 veces le propuso a la niña concurrir juntos a un motel alojamiento. De su parte, el acusado le hizo seis envíos de fotos de sus órganos genitales y de otras poses sexuales a la menor.

De esta manera, el fiscal evidenció el accionar sistemático del abusador, cuyo único y principal objetivo consistía en someter a la menor, quien dada su edad no se hallaba en condiciones de entender el trasfondo sexual y perverso de los chats de su admirador, por lo que finalmente cedió a las presiones y el acoso desplegado por Arias.

Para mayor explicación, el fiscal hizo alusión a los testimonios vertidos por los profesionales que realizaron el perfil psicológico y psiquiátrico del acusado, a quien definieron como un sujeto demandante, agresivo cuando el otro no responde a sus deseos.

También se refirió a que Arias, según los estudios psicológicos, presenta inconvenientes al momento de entablar relaciones sentimentales con mujeres adultas, a las que considera complejas, demandantes e inalcanzables. Asimismo, los profesionales que lo entrevistaron dejaron entrever que el acusado podría haber sido víctima de un daño en su sexualidad.

En vista de estos elementos, la fiscalía solicitó para Arias una pena de seis años de prisión por los delitos de abuso sexual simple y grooming, mientras que la defensa requirió la absolución por el beneficio de la duda, pedido que fue desechado por el tribunal de juicio, el que determinó una condena de cinco años y medio en el marco de la calificación penal exigida por la fiscalía.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia


Fortinero Sur
Fortinero Sur · Hace 1 mes

Ni se calientan el poder judicial, total a ellos no les pasan estas cosas, tienen a sus familias viviendo en barrios privados o afuera del país

· Hace 1 mes

Pobre la condena, no es ejemplificadora, la saco barata el degenerado, vamos Sr. Fiscal apele, vamos por mas, el trabajo iinvestigativo fue bueno .


Se está leyendo ahora