Forcejeos e insultos se dieron nuevamente esta mañana en la puerta del edificio de la Municipalidad de Salvador Mazza, en momentos en que el personal que decidió no plegarse al paro convocado por ATE intentó ingresar a su lugar de trabajo. Las actividades comunales se encuentran paralizadas. El conflicto lleva un mes y nada hace suponer que pueda resolverse en las próximas horas. El gremio se muestra intransigente y exige mejoras salariales, pago en término de los haberes, entre otras reivindicaciones. Mientras tanto, los vecinos sufren las consecuencias.
En los últimos días se profundizó el enfrentamiento entre los representantes sindicales y el intendente Rubén Méndez.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora